Se terminó la incertidumbre: TikTok y WeChat no serán bloqueadas en Estados Unidos. El presidente Joe Biden revirtió las órdenes ejecutivas de Donald Trump, quien pretendía las operaciones de ambas aplicaciones en suelo estadounidense, entre otras restricciones.

De esta manera, la Casa Blanca le pone fin a meses con idas y vueltas permanentes con respecto a este tema. De todos modos, tanto TikTok como WeChat deberán cumplir con ciertos requisitos para mantenerse activas en EE.UU. Según informa The Wall Street Journal, Biden firmó una nueva orden ejecutiva que obliga a someterlas a revisiones de seguridad.

El análisis no será exclusivo para las dos apps en cuestión, sino para todas cuya procedencia sea la "jurisdicción de un adversario extranjero". Básicamente, todas las aplicaciones que provengan de China -y demás países catalogados de tal modo por Estados Unidos- quedarán bajo escrutinio. Según la administración Biden, la medida establece pautas para un estudio "basado en evidencia" sobre cómo se gestiona la información de los usuarios y si existen riesgos sobre la misma.

TikTok y WeChat le ganan la batalla a Donald Trump

La novela entre las apps chinas y el ahora expresidente de Estados Unidos tuvo varios capítulos. Donald Trump amenazó con bloquear las operaciones de TikTok en Estados Unidos a comienzos de agosto de 2020. Días después firmó las órdenes ejecutivas que suspendían el funcionamiento tanto de TikTok como de WeChat (de Tencent) en territorio estadounidense.

En aquel momento, el mandatario norteamericano alegó una creciente preocupación sobre posibles problemas de privacidad. Sin embargo, detrás de la terminación habrían existido motivos más personales. Según Engadget, el bloqueo ocurrió poco después de que supuestamente se usara TikTok para "arruinar" un rally político de Trump en Tulsa, Oklahoma. Al parecer, usuarios de la app registraron tickets gratuitos para el evento con el fin de alimentar una expectativa de convocatoria que no fue tal. Claramente, no fue el único enfrentamiento entre las partes.

Posteriormente llegaron acciones legales por parte de TikTok y la presión de la administración Trump para forzar la venta de las operaciones de la compañía en Estados Unidos. Microsoft fue parte de esas negociaciones, como así también Walmart y Oracle. Sin embargo, no se llegó a buen puerto y quedó suspendida indefinidamente en la primera parte de 2021.

Con la decisión de Biden, TikTok y WeChat se quitan un enorme peso de sus espaldas. De todos modos, lejos estarán las aplicaciones chinas de tener rienda suelta para operar bajo la supervisión de la Casa Blanca.