Cuando el capítulo interactivo de la serie Black Mirror titulado Bandersnatch: Choose Your Own Adventure se estrenó en Netflix, buena parte de la audiencia tomó la aventura de construir su propia versión sobre el programa con buen humor y entusiasmo. A excepción de la editorial de libros Chooseco, conocida por su colección de novelas para niños titulada Choose Your Own Adventure, basada en el mismo principio del capítulo: a saber, el lector puede elaborar a través de múltiples decisiones, diferentes aventuras y narraciones en cada lectura.

Para la editorial, resultó evidente que Bandersnatch era una imitación audiovisual de su idea, por lo que decidió resolver las cosas al estilo norteamericano: en las cortes.

Hagamos un poco de contexto: Chooseco decidió demandar a Netflix a principios de 2019 unos días después del estreno de Bandersnatch, afirmando que la estructura del capítulo especial de la serie de terror tecnológico Black Mirror usaba el mismo principio de su colección de libros más famosa. Chooseco reclamó que el concepto esencial era el mismo que el utilizado — y popularizado — por su marca, por lo que apresuró a entablar una demanda contra el canal por considerar había violentado su marca.

Netflix

Hay que tener en cuenta que Chooseco es conocida por defender agresivamente su marca comercial contra otras compañías e incluso pequeños desarrolladores de juegos, y afirmó que Netflix estaba usando ilegalmente el nombre, e incluso que en buena medida Bandersnatch era una progresión visual de sus productos en papel y tinta. Netflix respondió con un contraataque, pidiendo a un tribunal que invalidara la marca registrada Choose Your Own Adventure como término genérico.

Ahora la historia ha terminado, al menos en parte; porque la realidad es que si alguien estaba esperando una resolución clara, esta no lo ha sido. Los términos del acuerdo no son públicos, pero Netflix parece haberse quedado contento. La decisión del Tribunal mantiene el control de Chooseco sobre la marca registrada Choose Your Own Adventure (o la frase en general), lo cual resulta una decepción para cualquiera que quisiera una forma de dirimir de una vez por todas real el estatus legal del término. ¿Hasta que punto una frase amplia con cientos de connotaciones distintas puede pertenecer a una marca? Por ahora Chooseco tiene la respuesta. De nuevo.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrónico con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.