En 1812, el relojero prusiano Abraham-Louis Breguet diseñó y fabricó el que se convertiría en el primer reloj de pulsera de la historia. Su objetivo, lógicamente, era dar la hora. Ni él ni ninguna de las personas que se dedicaban a su profesión imaginarían todo lo que sería capaz de hacer un reloj con el paso de los años. Desde controlar nuestro sueño hasta notificarnos los mensajes que nos llegan al teléfono móvil, pasando por la medición de algunos parámetros fisiológicos. Los más simples pueden medir el pulso y algunos más complejos pueden incluso realizar un electrocardiograma. Pero no, aún no se ha inventado el reloj que diagnostica el coronavirus.

Todo esto viene a colación del vídeo publicado ayer en Instagram por el influencer de La Isla de las Tentaciones Óscar Ruiz Mateos. En él, promocionaba un reloj inteligente muy baratito, de 29 euros, con una larga lista de cualidades entre las que mencionaba, como una más y sin dar demasiada importancia, “detectar el COVID”. Esto no es posible, sin el más mínimo atisbo de duda. ¿Pero hay algo que puedan hacer estos dispositivos para controlar nuestra salud en estos días de pandemia?

Poca verdad tras el vídeo del reloj que diagnostica el coronavirus

El reloj que diagnostica el coronavirus no existe. La detección del SARS-CoV-2 puede realizarse buscando su material genético, a través de la PCR, o algunas proteínas de su estructura, como en el test de antígenos. También existen pruebas que detectan los anticuerpos que indican que hay una infección en curso o que esta ya ha finalizado.

Sin embargo, para cualquiera de ellas, es necesaria una muestra biológica, ya sea de exudado nasofaríngeo u orofaríngeo, de sangre o, en algunos casos, de saliva. Se están empezando a investigar también algunos compuestos volátiles desprendidos por los pacientes de COVID-19 al respirar, que podrían ser detectados por el agudo olfato de perros entrenados.

Sin duda hay muchas formas de diagnóstico, pero ninguna que pueda realizar un smartwatch. Entonces, ¿hay algo que podrían hacer estos para detectar la enfermedad? La respuesta es que no, aunque hay algunos síntomas que podrían ayudarnos a controlar.

Relojes que velan por la salud

Desde los principios de la pandemia algunos estudios apuntaban como peculiaridad de la COVID-19 al hecho de que los pacientes pueden sufrir niveles bajos de oxígeno en sangre, pero no sentir que se ahogan. Esto es peligroso, pues para el momento en que se dan cuenta el pulmón podría estar ya muy dañado. Por eso, se recomienda a pacientes de riesgo, como los ancianos, hacer un seguimiento de este parámetro y a las personas positivas que, aun siendo leves, también se lo controlen.

Esto se realiza a través de un aparato, llamado pulsioxímetro, que puede encontrarse fácilmente en farmacias o tiendas especializadas. Pero también está entre las cualidades de algunos relojes inteligentes, como el Apple Watch Series 6.

¿Significa eso que el dispositivo que anunciaba el influencer puede detectar la COVID-19? Desde luego que no. La saturación de oxígeno puede bajar a causa de una infección por SARS-CoV-2, pero también por otros motivos. Además, dicha infección también puede cursar sin llegar a afectar a este parámetro. Pero es que ni siquiera sabemos si el reloj promocionado puede medir esto concretamente, pues no lo menciona en ningún momento.

Así que no, el reloj que diagnostica el coronavirus no existe. Algunos llegan mucho más lejos de lo que Abraham-Louis Breguet pudo llegar a soñar, pero tampoco tanto.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.