Stan el Tyrannosaurus rex se ha llevado por delante todas las predicciones y ha arrasado en Nueva York. Después de 15 minutos de encarecida lucha, el T. rex se ha subastado por 31,8 millones de dólares, más de 27 millones de euros. Un precio más mayor que el de otros T-rex subastados.

El T. rex Stan es un buen ejemplar, ya que tiene 188 huesos y es bastante completo. De hecho, se han repartido centenas de réplicas en todo el mundo, tiene una altura de 3,9 metros y casi alcanza los 12 de largo. Y "es el mejor T. Rex que se pone a subasta desde 1996", ha explicado a Efe el director de Ciencia e Historia Natural de Christie's, James Hyslop. En el precio no se incluyen ni impuestos ni tasas, de los que se tendrá que hacer cargo el comprador.

El anterior ejemplar de T. rex subastado, Sue, estaba mucho más completo y su precio alcanzó los 8,36 millones de dólares. Batió todos los récords -hasta que se ha subastado Stan, claro- y terminó en el Museo Fiel de Historia Natural en Chicago.

La subasta de Stan se realizó por streaming debido a la pandemia por COVID-19 que nos acecha. El dinosaurio, oficialmente llamado BHI 3033, no se sabe a quién ha sido vendido. Al menos no ha trascendido por el momento. De hecho, es algo que preocupa a los paleontólogos.

"Society of Vertebrate Paleontology escribió a la empresa de subastas Christie’s en septiembre pidiéndole que restringiera la venta a 'instituciones comprometidas con la curaduría de especímenes para el bien público y a perpetuidad, o aquellas que ofertan en nombre de tales instituciones'", explican desde Science.

Descubrimiento de Stan, el T. rex

El T.rex fue bautizado en honor a su descubridor, el paleontólogo aficionado Stan Sacrison. Él lo encontró en 1987 en la Formación Hell Creek cerca de Buffalo, Dakota del Sur. El fósil se ha localizado en el Instituto de Investigaciones Geológicas de Black Hills y hasta el próximo 21 de octubre se podrá ver en las oficinas de Christie's. Después irá junto a su nuevo dueño.

Aunque hace ya más de 167 millones de años que vivió, Stan el T. rex puede decir que es famoso entre los humanos. Ya no solo por ser un ejemplar magnífico y que ha ayudado con diferentes investigaciones, sino porque ha alcanzado un precio inimaginable antes de que se produjera la subasta.