Los bracitos del Tyrannosaurus rex son un clásico de los memes. No es para menos, pues resulta bastante cómico ver al que se concibe como uno de los dinosaurios más feroces de la historia con unas patas delanteras minúsculas. Pero en la naturaleza casi todo tiene su porqué. Posiblemente el tiranosaurio evolucionó de esta forma porque esos bracitos tenían una utilidad. Por eso, los paleontólogos llevan mucho tiempo intentando encontrar una explicación. La más reciente es la que apunta a que podía ser simplemente una forma de evitar que sus propios compañeros les mordieran mientras se reunían en grupo para devorar a sus presas.

En realidad, si visualizamos cómo podrían ser esas comilonas, todo tiene bastante sentido. Varios animales colosales, de 4 metros de altura, 13 metros de largo y 6 toneladas de peso, con potentes mandíbulas, abalanzándose sobre una misma presa. Posiblemente no se andarían con demasiados miramientos, ni harían turnos, así que arrasarían con todo lo que cayera en sus mandíbulas. Si por accidente (o no tan accidentalmente) se toparan con la pata de un compañero, mala suerte.

Es importante remarcar que esta es solo una hipótesis y que, en realidad, nunca sabremos con seguridad por qué eran tan cortos los brazos del Tyrannosaurus rex. No obstante, en el estudio que se acaba de publicar en Acta Paleontologica Polonica también se analizan los motivos por los que las hipótesis anteriores tienen menos sentido que esta. Habría que buscar más pruebas; pero de momento, visto lo visto, la opción de evitar ser devorado por sus propios compañeros cobra bastante sentido. 

Hipótesis anteriores sobre los brazos del Tyrannosaurus rex

Según los registros fósiles, un Tyrannosaurus rex de unos 13-14 metros de longitud y un cráneo que podía superar los 1,5 metros de largo tendría unas patas delanteras de aproximadamente un metro de largo. Según explican los autores del estudio en Science alert, sería el equivalente a un ser humano de 1,80 metros y bracitos de 12 centímetros. La diferencia es que los seres humanos le damos un gran uso a los brazos. ¿Son las patas delanteras de los tiranosaurios un vestigio que no sirve para nada? Tampoco nos pasemos. De hecho, que sean tan cortos debe servir para algo, si no posiblemente no habrían evolucionado hasta ese punto, tan diferente a lo que ocurre con otros dinosaurios.

Se han lanzado numerosas hipótesis. Por ejemplo, que sea una forma de compensar el gran peso de su cabeza y su cuello reduciendo la masa de una parte del cuerpo que se usa mucho menos. También ha habido científicos que han opinado que podría tener fines reproductivos, para que los machos se agarren a las hembras durante el sexo. Sin embargo, que los bracitos sean cortos no significa que no estén bien dotados, con unas potentes garras, por lo que en ese agarre la pareja podría haber salido herida.

El tiranosaurio, con sus cortas patitas, sería el equivalente a un ser humano de 1,80 metros de alto y brazos de 12 centímetros

Precisamente por la presencia de esas garras, en 2017 otros científicos opinaron que las patas delanteras cortas permitirían hacer cortes mucho más precisos y rápidos a sus presas. Se podrían llegar a infligir cuatro cortes por metro o más de largo y varios centímetros de profundidad en unos pocos segundos.

No obstante, todo esto pasa a un segundo plano si tenemos en cuenta que, en base a los fósiles estudiados en el estudio que se acaba de publicar, los bracitos del Tyrannosaurus rex eran muy débiles. No tendría fuerza para agarrarse a la hembra durante el coito, ni para cortar estratégicamente a sus presas. Por lo tanto, estos científicos opinaron que más que un arma, sus patas cortas podrían ser un escudo para estos dinosaurios.

Unsplash

Una explicación alternativa

Los autores de este nuevo estudio, procedentes de la Universidad de California, creen que las patas cortas del Tyrannosaurus rex podrían ser simplemente una forma de protegerse a sí mismos.

Las patas delanteras no se usaban prácticamente para cazar. Por eso, tenerlas con una longitud proporcional a su cuerpo habría sido más un fastidio que otra cosa. Sobre todo cuando se alimentaban en grupo. No obstante, para saberlo con algo más de seguridad, sería necesario comprobar una cosa que ellos no pudieron analizar en su estudio. ¿Cuál es la zona del cuerpo con más marcas de dientes de sus compañeros?

Sería interesante comprobar dónde están la mayoría de marcas de mordiscos de dinosaurios similares en otros fósiles de Tyrannosaurus rex

En su estudio ellos analizaron un solo especimen fósil, el MOR 555. Si bien el esqueleto está casi completo, no deja de ser un solo dinosaurio. No se pueden sacar muchas conclusiones. Pero si se estudiaran más fósiles de Tyrannosaurus rex se podría ver qué huesos tienen más marcas de dientes causadas posiblemente por dinosaurios de sus mismas características. Si las patas delanteras estuviesen menos dañadas en ese aspecto significaría que, efectivamente, su corta longitud había sido provechosa. Y es que, por pequeña que fuese la herida, las infecciones podrían haberles salido muy caras.

Por lo tanto, pensémoslo la próxima vez que nos ríamos de sus bracitos. Pueden parecer ridículos, sí, pero quizás les servían para devorar a sus víctimas en grupo sin caer en las terribles fauces de sus compañeros. Eso ya suena bastante más amenazador.