No teníamos ninguna duda de que el cine iba a ocuparse de la crisis actual. Y, tras varios cortos sin mucha enjundia ni verdadero interés, nos llega algo de mayor sustancia. En casa es una miniserie de cinco episodios que han realizado directores bien conocidos por la crítica española para la HBO, con teléfonos móviles y “algunos accesorios” y en la primavera de 2020, durante el confinamiento obligatorio a causa de la pandemia de coronavirus y “cumpliendo con las reglas impuestas por el estado de alarma”. Como no han tenido equipo técnico para el rodaje, este ha recaído en los cineastas y los actores que estaban confinados juntos. Y de veras se agradece el esfuerzo.

Los compases iniciales de “Una situación extraordinaria” (1×01), el capítulo de Rodrigo Sorogoyen (El reino), con un montaje dinámico, banda sonora minimalista y la rutina reconocible del confinamiento, hubieran servido para un corto semejante a Me and You (Jack Tew, 2015). Y hubiera resultado satisfactorio, pero la idea era otra, muy distante de lo habitual. Y el asunto se convierte en una historia de fantasía sencilla que fuerza un poco los goznes de la verosimilitud. Tal vez, por las propias limitaciones lógicas en la elaboración de En casa. Pero el caso es que se resuelve de una forma bastante razonable. Y Marta Nieto (Vergüenza) aporta credibilidad emocional a su Sara.

HBO

Que Elena Martín (Júlia ist) apueste por el estilo realista, el suyo, prácticamente a lo Dogma 95 de Lars von Trier (Rompiendo las olas) y Thomas Vinterberg (Celebración), en “Mira este vídeo de gatitos” (1×02) es del todo natural por las circunstancias en que se planteó el proyecto de En casa. Hasta que una secuencia imprevista a cámara lenta y con música rompe las normas del decálogo. Pero el propósito de su capítulo es mostrar una situación específica de confinamiento, no la narración ordinaria de una historia. O sea, nos propone una suerte de modernismo anglosajón a lo Virginia Woolf y La señora Dalloway (1925) en la literatura aplicado al cine. Y no maravilla pero tampoco desagrada.

En “Mi jaula” (1×03), Leticia Dolera (Vida perfecta) abraza sus intereses habituales, y nos ofrece lo que podríamos llamar una metáfora feminista sobre el empoderamiento femenino y contra el abuso psicológico de niñatos en las relaciones amorosas. El único cóctel simbólico de En casa, con algunos montajes oníricos disruptivos a gran velocidad, que juega con el hecho de recluirse durante la crisis del coronavirus y las limitaciones que esto implica, con esas otras limitaciones indignantes que provoca el abuso y con una transformación de corte fantástico que, por una parte, aprovecha ciertas noticias sobre el confinamiento, y por otra, apura la metáfora de la que hablamos.

HBO

Carlos Marques-Marcet (Los días que vendrán) nos da un garbeo “a través de su archivo personal grabado con diferentes dispositivos móviles entre los años 2008 y 2019” en “Viaje alrededor de mi piso” (1×04). Pero no solo por esas grabaciones, como su propio título indica. En verdad, se trata del episodio más reflexivo de la miniserie, con una dosis mayor de modernismo británico que la de Elena Martín por la voz en off de la protagonista, que desarrolla sus pensamientos, el consabido monólogo interior. Y con delicados planos de detalle, un montaje minucioso y de buen ritmo y un drama soterrado. Quizá lo más decente de En casa.

Y, de lo más digno, a lo menos logrado. No se entiende mucho que nos dejen “Así de fácil” (1×05) como último episodio. Porque a la fallida contribución de Paula Ortiz (La novia) no podemos considerarla una buena traca final. Lo primero que llama poderosamente la atención es que haya sido editada en blanco y negro sin ninguna justificación estética ni narrativa. Todos los ingredientes de una obra deben existir por un motivo razonado, y ni el color, ni los giros y ni tan siquiera la personalidad de Nuria (Julia de Castro) responde a otra cosa que la más pura arbitrariedad. En definitiva, es una comedia desquiciada y triste, sin demasiado sentido y con muy poca fortuna humorística para terminar En casa.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.