– Oct 18, 2019, 16:02 (CET)

Leticia Dolera: “Vida Perfecta tiene conciencia de género, pero no es un alegato feminista”

La nueva serie de Leticia Dolera nació encumbrada por la polémica del despido de Aina Clotet, pero se ha sobrepuesto y ha conseguido transmitir un mensaje de ruptura con las expectativas de la sociedad que es universal y realista. En Hipertextual, hablamos con la creadora y el reparto de la serie para que nos cuenten todos los detalles.

Vida Perfecta arrasa allá por donde va. Llegó a CANNESERIES y se llevó el reconocimiento a Mejor serie y a una nueva categoría, el Premio Especial de Interpretación, para ensalzar la actuación de las tres protagonistas, interpretadas por Leticia Dolera, Aixa Villagrán y Celia Freijeiro. Después, vinieron a España y triunfaron en el Festival de Cine de San Sebastián. El equipo de esta serie no ha hecho más que cosechar buenas críticas, pero ¿qué tiene de especial?

La serie, dirigida por Leticia Dolera, Elena Martín y Ginesta Guindal, gira en torno a la crisis vital de tres mujeres en la treintena cuyas vidas no han transcurrido como esperaban y tienen que cambiar de rumbo. “¿Hay una edad donde ya no puedes cambiar las cosas, donde lo que has construido te lo tienes que comer? Si todo esto no me sirve y voy por otro lado, ¿puedo hacerlo todavía?”, se pregunta Celia Freijeiro, una de las protagonistas. Para María, el personaje principal interpretado por la propia Dolera, la pregunta le viene sin haberlo deseado. Su pareja de toda la vida la deja justo antes de firmar la hipoteca con ella y, esa misma tarde, se queda embarazada de un hombre con diversidad funcional al que acaba de conocer.

Se trata de una serie que “reflexiona sobre la idea del éxito y qué pasa cuando no cumplimos con las expectativas que la sociedad espera de nosotros”, comenta Aixa Villagrán, “para mí ha sido aleccionador porque el personaje es hedonista y disfrutón”. Habla sobre Esther, la hermana de la protagonista, una artista que no tiene mucho éxito y sigue necesitando el apoyo económico de sus padres a sus casi cuarenta años.

El tono de la serie deja claro su carácter personal y único y así lo cree también el reparto. “Es un proyecto de autor”, comenta Celia Freijeiro, “Leti ha pasado mucho tiempo trabajando en este proyecto y habla sobre lo que le preocupa, habla sobre sí misma”. La actriz afirma que es una serie que le “encajó” desde el principio porque toca temas del día a día, con los que se siente identificada y de los que habla con su círculo de amigas normalmente. Sin embargo, su papel en esta serie tuvo un comienzo turbulento.

¿Es una serie feminista? La polémica que lo puso en duda

Freijeiro interpreta a Cris, el “modelo de superwoman que nos han vendido a las mujeres” como algo perfecto: “tiene casa, coche, marido, una carrera profesional exitosa, gana pasta, tiene vacaciones, portero”. Pero Cris no está satisfecha con su vida y, durante la serie, explora nuevas formas de sentirse viva de nuevo. Para ello, la relación con su propio cuerpo y su sexualidad serán pilares fundamentales. Y aquí arranca la polémica.

En un primer momento, la actriz Aina Clotet fue escogida para interpretar a Cris, pero, tras anunciar su embarazo, Dolera prescindió de ella. Argumentó que las escenas de sexo y los rasgos de personalidad del personaje “no podían encajar con una persona que, al inicio de la grabación de la serie, estaría embarazada de cuatro o seis meses”. La cuestión llegó a poner en riesgo la producción de la serie. Finalmente, Celia Freijeiro tomó el relevo de su compañera de profesión y el producto que nos llega hoy habla por sí solo.

Se trata de una serie “con conciencia de género”, una cuestión que su creadora cree inherente a su mirada sobre la vida, pero que no pretende ser ningún “alegato feminista”: “para eso ya escribí un libro, donde explico la teoría feminista, la historia del feminismo e intento aportar mi grano de arena a este movimiento tan necesario en la sociedad”. Eso sí, deja claro que a ella no le asusta la etiqueta: “yo nunca voy a rehuir de la palabra feminista”, pero deja en manos de la crítica y del público decidir si utilizarla o no para describir su trabajo.

Dolera se ha convertido en una de las voces más escuchadas en nuestro país en lo que a feminismo se refiere. Su último trabajo, Vida perfecta es un relato realista sobre la confrontación de las expectativas vitales frente a lo que llegas a conseguir, en el que se pueden identificar tanto hombres como mujeres. Un relato inteligente, divertido y perspicaz que recuerda inevitablemente a Phoebe Waller Bridge, la directora británica que triunfó en los Emmy con su serie Fleabag, curiosamente también sobre la problemática de una treintañera que no cumple con las expectativas que se esperan de su edad.

Rompiendo tabúes con la diversidad funcional

El feminismo no es la única batalla que esta directora está interesada en librar. Si hay un personaje que destaque más allá del trío protagonista es el de Gari, el joven jardinero con diversidad funcional que deja embarazada a María. Lo interpreta una revelación del cine nacional, cuyo nombre suena fuerte para los Goya: EnrIc Auquer. El actor catalán ha sorprendido al público con su papel en la última de Paco Plaza, Quien a hierro mata y su personaje en Vida Perfecta es una demostración más del talento de derrocha.

Sin embargo, no hay que perder de vista el hecho de que está interpretando a una persona con diversidad funcional cuando él no tiene ninguna. Auquer asegura que “supuso un reto” como cualquier otro papel y que se tuvo que “quitar toda la responsabilidad posible para poder trabajar sin miedo”. Además, asegura que se sintió “muy identificado” con las inseguridades del personaje, que afronta la paternidad con el miedo y las dudas de cualquier otro padre primerizo.

Es en esta universalidad del mensaje donde la serie encuentra su punto álgido, y es que, al estar protagonizada por tres mujeres, es posible que se confunda con una serie “para mujeres”, pero nada más lejos de la realidad. “El tema de esta pugna entre dónde estás y dónde querías estar es algo que reconocemos todos”, comenta Manuel Burque, “pero al haber tres mujeres protagonistas le aporta un punto de vista que no se tenía”. Para el coguionista y actor, “al igual que las mujeres llevan mucho tiempo identificándose con protagonistas masculinos, pues aquí te identificas con protagonistas femeninas que tienen crisis muy parecidas a las de los hombres”. Como afirmaba su creadora, es una serie que habla, ante todo, de humanidad.