¿Qué harías si tu smartphone o reloj inteligente caen al fondo de un lago? Probablemente harías lo posible por rescatarlo, pero pueden presentarse circunstancias en las que lo mejor es dejarlo ir. Sin embargo, existen algunas historias —muy pocas— en las que la tecnología logra resistir a las condiciones de la naturaleza. Hoy te contaremos cómo un Apple Watch sobrevivió a las profundidades de un lago durante 9 meses. Sí, leíste bien.

Resulta que Dan Markham, responsable del canal de YouTube What's Inside, perdió su Apple Watch en el fondo de un lago de hasta tres metros de profundidad. El problema es que era una versión bañada en oro de 24 kilates, por ello hizo lo que estaba a su alcance para recuperarlo. Tristemente, Markham no logró su objetivo, al menos no en el primer intento.

9 meses después, el YouTuber acudió al mismo lugar y, por más increíble que parezca, encontró el Apple Watch. Bueno, en realidad lo hizo un buzo profesional. Una vez que el dispositivo volvió a la superficie, Dan se percató de dos cosas: el borde de la pantalla tenía un color amarillento y no podía encenderse. Esto último era bastante evidente; incluso los dispositivos con las certificaciones de resistencia al agua más altas tendrían problemas para aguantar tanto tiempo bajo el agua.

Pese a la aparente muerte del Apple Watch, Markham acudió con un experto que pudiera analizarlo: JerryRigEverything. Si estás al pendiente de los YouTubers de tecnología seguramente lo conoces; es mundialmente famoso por sus pruebas de resistencia a smartphones —el que rompe tu corazón rayando el teléfono que tanto quieres—. Por fortuna, el wearable solo necesitó una limpieza interna y un reemplazo de dos componentes: el motor Force Touch y la batería.

Según explica el propio JerryRigEverything en su vídeo, el Apple Watch sobrevivió gracias a su chasis de oro y, sobre todo, a que el agua era dulce. La historia sería totalmente distinta si el reloj hubiera caído en el océano —todavía más difícil recuperarlo, si no imposible—. Al final los nuevos componentes costaron 70 dólares, 20 de la batería y 50 del Force Touch. El Apple Watch siguió funcionando con normalidad, aunque con ese pequeño desperfecto en la pantalla.