El año difícil para una versión del sistema operativo de Microsoft que sigue sin levantar cabeza. Windows 10X no verá la luz en 2020, según fuentes de la publicación ZDNet, que apuntan a una prioridad para los formatos tradicionales y ya más que testados.

Según apunta el citado medio, habría sido el propio Panos Panay, el jefe de producto, el que habría puesto la noticia en conocimiento de los equipos implicados. No habría, por tanto, portátil propio con dos pantallas tampoco en lo que queda de año, pasando el proyecto de la Surface Neo a un segundo plano.

Integración a doble pantalla, hasta la vista en Windows

Windows 10X es una de las grandes actualizaciones del sistema operativo de escritorio de Microsoft. La mayor, al menos desde la parte más visual e interactiva, desde que esta versión fuera lanzada. Presentada el pasado octubre, estaba pensada con los dispositivos de usos más híbridos, con prominencia en la entrada táctil, en los todavía en desarrollo formatos plegables.

Esto afecta, por supuesto, a los dispositivos de terceros que dependían de esta actualización de software para poner una propuesta más sólida en los escaparates. Uno de ellos es el ThinkPad X1 Fold de Lenovo que, al retrasarse ya una vez Windows 10X, se vio obligada a anunciar el dispositivo con una integración propia a la doble pantalla.

Lenovo ThinkPad X1 Fold, doble pantalla
Foto: David Ortiz | Hipertextual.

Y es que Windows todavía no tiene una gestión multiventana eficaz que sea capaz de reconocer unos formatos todavía en fase de incubación cuya pantalla se pliega y se adapta a una movilidad cambiante.

Curiosamente, ayer mismo era Panay el que compartía una imagen del Surface Duo a través de su cuenta de Instagram, por lo que el Surface con Android a bordo no parece encontrar este tipo de dificultades en el camino.

No obstante, no parece que todas las características que se esperan con Windows 10X hayan sido totalmente paralizadas. Algunas de ellas, como la capacidad de ejecutar aplicaciones existentes virtualmente usando contenedores, podrían llegar, según explica ZDNet, más pronto que tarde.

Así que aunque Windows 10X se vea retrasado hasta 2021, puede que algunas de las características más técnicas lleguen antes de que la citada versión finalmente llegue.

En cualquier caso, tiene sentido que Microsoft se centre en estos entornos de virtualización más tradicionales, teniendo en cuenta también el boom de teletrabajo de 2020 a raíz de la crisis del coronavirus.