Después de algunos meses de especulación y filtraciones, Microsoft finalmente ha presentado un dispositivo con dos pantallas, la Surface Neo. Los de Redmond lo describen como un equipo que pretende abrir un nuevo segmento, no solo por su hardware, también por las posibilidades que brinda su software. Y es que este modelo se enfoca en ofrecer herramientas y aplicaciones que facilitan la productividad.

Cada una de sus pantallas tiene un tamaño de 9 pulgadas en diagonal e integra tecnología de Gorilla Glass. Según la compañía, es el panel LCD más delgado jamás creado. Los lados del Neo miden 5,6 milímetros, por lo que al estar cerrado supera el centímetro de grosor. En su interior encontramos un procesador basado en el Intel Lakefield, cuyo motor gráfico de undécima generación se encarga de procesar la imagen de ambas pantallas.

El Surface Neo, al igual que otros modelos de la familia, también es compatible con el Surface Pen, mismo que puede adherirse de forma magnética en la parte posterior. Durante la presentación, Microsoft explicó que el Neo puede usarse como si fuera un cuaderno de anotaciones del futuro, ofreciendo también herramientas para el sector creativo.

No obstante, lo verdaderamente curioso es el funcionamiento de su teclado. Se pliega en el exterior del dispositivo y puede acoplarse en una de las pantallas. El sistema reconocerá esta acción para adaptar la interfaz automáticamente, mostrando un panel de opciones rápidas llamado WonderBar, una especia de TouchBar que también puede transformarse en un trackpad. Por supuesto, el usuario siempre tendrá la posibilidad de usar el teclado por separado para visualizar los dos paneles por completo.

Como ya se esperaba, el equipo dispone de una versión modificada de Windows. Su nombre es Windows 10X, un sistema operativo totalmente centrado en ofrecer experiencias en pantallas duales. Por ejemplo, se ha modificado el manejo de ventanas y la gestión multitarea para sacar provecho de ambos lados. Una pantalla puede funcionar como la vista principal de una aplicación, mientras que la otra muestra sus opciones secundarias.

Eso sí, todavía quedan algunas dudas sobre las posibilidades que tendrán los desarrolladores en Windows 10X. Seguramente Microsoft ofrecerá APIs (Interfaz de programación de aplicaciones, por sus siglas en inglés) para que terceros logren adaptar sus aplicaciones de la mejor manera. Por ahora solo se mostraron demostraciones de las apps de la compañía como el Calendario, Outlook y Edge, entre otras.

La mala noticia es que el Surface Neo no llegará pronto. Su lanzamiento está programado, si no surge ningún retraso, para el último trimestre de 2020. Por lo tanto, Microsoft todavía tiene el tiempo suficiente para pulir el producto y resolver las incógnitas, principalmente aquellas relacionadas con el sistema operativo. Su precio sigue siendo un misterio, pero seguramente no será barato.

👇 Más en Hipertextual