Marzo es el mes de la primavera y el otoño, depende del hemisferio en el que estemos, pero un mes de cambio, sin duda. En lo astronómico, no cuenta con grandes lluvias de meteoros ni eclipses, pero sigue teniendo algunas fechas interesantes para que los amantes del cielo apunten en sus agendas, especialmente el día 24, cuando tres grandes eventos coinciden en el tiempo.

20 de marzo: el equinoccio

Precisamente será el primer evento el cambio a primavera en el hemisferio norte y a otoño en el sur. Será a las 03:50 UTC (04:50, hora peninsular española) y coincidirá con el momento en el que el Sol brille directamente sobre el ecuador, de modo que el día y la noche tengan una duración prácticamente igual en todo el mundo.

24 de marzo: Luna Nueva

Este mes la Luna Nueva tendrá lugar el día 24. Como siempre, generará noches totalmente oscuras, por lo que es el momento perfecto para los amantes de la astrofotografía o, simplemente, para quienes disfrutan observando el cielo nocturno.

24 de marzo: mayor alargamiento occidental de Mercurio

La oscuridad de la Luna Nueva propiciará también la observación de Mercurio que, al encontrarse en su mayor alargamiento occidental, estará en el mejor momento para su observación. Se encontrará en su punto más alto justo antes del amanecer.

24 de marzo: mayor alargamiento oriental de Venus

Por si fuera poco, también será una noche idónea para ver Venus; aunque, en su caso, se encontrará en su punto más alto justo después del atardecer. Toda la noche tenemos un buen plan con el cielo, desde que anochezca hasta que amanezca. Cae en martes, por lo que no es posible estar toda la noche en vela, pero solo es necesario madrugar un poco la mañana del miércoles y estar atentos justo después del atardecer del día 24. Y, a ser posible, buscar un lugar libre de contaminación lumínica, claro.

👇 Más en Hipertextual