– Mar 30, 2020, 22:09 (CET)

¿Dudas con el tercer capítulo de ‘Westworld’? Aquí todas las respuestas

El tercer capítulo de la nueva temporada de Westworld reveló con elegancia varios de sus misterios y también mostró las líneas generales de los arcos que deberá desarrollar la serie durante el resto de los episodios. Aún más importante, comenzó a profundizar en algo que hasta ahora había evadido con habilidad: la forma en que sus personajes se relacionan entre sí en medio de una contienda misteriosa de poder e información.

Para su tercer capítulo de temporada, Westworld decidió mostrar algunos de sus secretos que hasta ahora había guardado con toda la enorme capacidad para el engaño de un guion tramposo. En The Absence of Field, la información lo es todo y como tal, las revelaciones se suceden unas a otras en pequeños fragmentos desordenados que terminan por cobrar sentido, a la vez que configuran lo que será sin duda, la forma en que los personajes se desarrollarán durante los próximos capítulos.

La frágil barrera de los secretos de Westworld parece tomar una nueva dirección, en la que Charlotte Hale, la ambigua ejecutiva que hasta ahora fue el rostro de la ambición, tendrá un papel preponderante, mientras que Dolores lucha por comenzar a sacudir las bases de una estructura que la atrapó por demasiado tiempo. Las ambiciones de la serie aumentan y, de pronto, es evidente que tanto Lisa Joy como Jonathan Nolan tienen toda la intención de estructurar el argumento principal de temporada, hacia la resolución de la guerra que ocurrirá entre humanos y la inteligencia artificial presente en todas partes como un gran observador. Y sin embargo el verdadero enemigo sigue oculto. O lo estuvo hasta esta noche.

Sombras y heridas

westworld 3x03 the absence of field recap
HBO

Una personalidad misteriosa ocupa el cuerpo de Charlotte, uno de los pocos secretos que decidió guardar el guion del episodio de esta semana. El huésped sin nombre es el enigma, que puede determinar las bases del poder que comienza a sostenerse sobre los hombros de Dolores y su batalla contra el sistema que desea destruir.

Lo más curioso de la forma en que Westword analiza en esta ocasión el personaje de la antigua ejecutiva de la empresa es que lo hace a través de un aspecto hasta ahora desconocido de Hale: su familia. Por primera vez, el argumento analiza sus cuestionables decisiones a través de la presencia, no solamente de un hijo, sino también de una relación rota que apenas se vislumbra en escena. No obstante, ambas cosas sugieren algo mucho más profundo y capital que la ambición, en la personalidad fría y remota de la que hasta entonces conocimos como el rostro visible de la corporación Delos.

El huésped en el cuerpo de Charlotte sufre de dudas y sobre todo de temores que Dolores, en toda su fría personalidad, no logra consolar del todo. Por si eso no fuera suficiente, las secuelas de lo ocurrido en el anterior episodio, comienzan a ser notorias: Dolores logra sobrevivir a un segundo ataque y ahora permanecen la clandestinidad, con todos los recursos de la inteligencia artificial su disposición, pero en esencia, en medio de una batalla solitaria. En medio de todo lo anterior, Charlotte es una pieza en apariencia quebradiza, que aun así continúa siendo de enorme valor el sistema de conexiones que simboliza Delos como corporación.

Resulta inquietante la idea que dentro de la piel y el rostro de la Hale que controló hasta hace poco el poder, se encuentra ahora uno de los personajes que probablemente trató de aplastar con su poder durante la temporada anterior. Una idea que el guion juega con habilidad.

Dolores en la mira

Para Dolores, haber sido descubierta no solamente implicó vencer al sistema que odia en su propio terreno, sino avanzar un paso en la dirección correcta. No obstante, el personaje también debe enfrentar hecho que se encuentra sola en medio de una situación que probablemente le supera. Charlotte -su única igual— no solo no parece estar a su altura, sino que además depende por completo de la estoica capacidad de la líder de la ¿futura? revolución de los androides para sostenerse en pie. O al menos eso parece sugerir las primeras escenas en las que Dolores y Charlotte parecen ser antagónicas en su fragilidad y fortaleza.

Además, para Dolores, el haber resultado herida para después ser rescatada por un hombre desconocido, es otro misterio que debe resolver y que plantea la posibilidad de los matices que hasta ahora su férreo control y su mirada cínica sobre la naturaleza humana no le había permitido analizar. Caleb entre dudas y una situación levemente trágica, parece convertirse en el símbolo de todo lo que Dolores desconoce sobre el ser humano.

Más allá de eso, Dolores continúa siendo un emblema sobre la forma como la serie reconstruye la personalidad y la identidad de los antiguos anfitriones. Todavía, al parecer el mundo humano desconoce la mera existencia de criaturas hostiles con la inteligencia superior y la fortaleza física de los robots de los que dependen casi por completo. La contradicción plantea el hecho, que los últimos supervivientes del parque, permanecen ocultos en el anonimato de la ignorancia colectiva.

Caleb y el enigma humano

westworld 3x03 the absence of field recap
HBO

Por extraño que parezca, uno de los puntos más fuertes del capítulo tres de la tercera temporada de Westworld es la noción sobre lo humano. De pronto el misterioso mundo del futuro, que hasta entonces había sido atisbos de una tecnología superior, se convierten en una confrontación sobre batallas morales que parecen representarse a través de Caleb: solitario, herido y convertido ahora en fugitivo debido a su necesidad de buscar algo real en lo que pueda sostenerse, el personaje plantea los dilemas humanos en toda su fragilidad trágica.

Es evidente que Caleb será la contraparte de Dolores en medio de la confrontación que se avecina. Convertido en símbolo involuntario de un mundo radiante rodeado de grietas profundas, Westworld intenta utilizar sus viejos trucos de enfrentar a dos enemigos que terminan siendo aliados. El poder y las intrigas que se desarrollan a través de la cuidada versión de la realidad, es una evolución obvia de la ira del hombre de negro o l codicia de la real Charlotte.

Y es Caleb, en su compasión, piedad y falibilidad la representación del mundo que muere frente a las criaturas que dominan en más de una forma su destino. Una combinación que la serie había utilizado antes pero que en esta ocasión, tiene una dimensión más profunda de lo que cabría suponer.