Las Cataglyphis, también conocidas como hormigas del desierto, son un género de hormigas que se encuentran en hábitats calurosos y secos, principalmente en el desierto del Sahara, el sur de España y otros países de Europa. Una de sus particularidades es la de caminar hacia atrás cuando arrastran alimento hacia la colonia, algo que ha maravillado a científicos.

Un nuevo estudio de la Universidad Paul Sabatier de Toulouse, Francia, descubrió el modo como se orientan las hormigas del desierto en su camino al hormiguero. Según los científicos, al caminar de frente, los insectos asimilan el entorno visual y aprenden ciertos elementos que usan para identificarlo al momento de regresar con el alimento.

Las hormigas utilizan una estrategia llamada integración de ruta en la que almacenan en la memoria la cantidad de pasos, giros y vueltas que han dado. A eso se suman otros factores, como la orientación del sol y puntos de referencia que sirven para trazar el camino más eficiente rumbo al hormiguero.

El estudio tomó dos grupos de hormigas, uno de ellos familiarizado con la ruta del hormiguero hacia el punto donde se encontraba el alimento y otro más con algunas "despistadas". A ambos se les dio un pedazo grande de alimento para que pudieran llevarlo de vuelta a la colonia, mientras los investigadores cambiaban varios elementos del entorno.

Los resultados arrojaron que ambos grupos dan un vistazo para orientarse mientras caminan hacia atrás. La diferencia radica en la integración de ruta, ya que las hormigas que conocían el entorno fueron capaces de recorrer dos tercios del camino sin mirar, el doble de distancia que el grupo de despistadas.

Las hormigas toman información del camino gracias a su amplio ángulo de visión. Cuando encuentran un pedazo de alimento muy grande, aprovechan la orientación para transitar de modo eficiente en reversa. Los recuerdos visuales juegan un papel importante, aunque los científicos aseguran que falta realizar un estudio en un terreno más irregular para conocer el verdadero comportamiento de la Cataglyphis.

La hormiga del desierto cuenta con un sentido del olfato bastante desarrollado, ya que identifican y almacenan olores relacionados con los alimentos por más de 25 días. El olor se enfoca en la comida, antes que en la casa, por lo que tienen que valerse de otros métodos para desplazarse de regreso al hormiguero.

👇 Más en Hipertextual