El planeta está plagado de hormigas. Esta es una afirmación sencilla y poco precisa. Sin embargo, si quisiéramos saber cuántas hay en total, el tema se pone mucho más complicado. Lógicamente, no se pueden contar de una en una. Solo quedan las estimaciones basadas en su proporción con respecto al resto de insectos. Sin embargo, la investigación de un grupo de científicos de la Universidad de Hong Kong ha ido mucho más allá, arrojando una cifra que, aun siendo bastante conservadora, se encuentra muy por encima de las estimaciones realizadas hasta ahora.

Para poder dar un número, se han dedicado a revisar la literatura científica, en busca de estudios que ahondaran en el número de hormigas en diferentes puntos del mundo. En total han analizado 489 estudios, realizados en todos los continentes, en ecosistemas de los más variados y con especies de hormigas muy diferentes.

Así, han llegado a la conclusión de que en el mundo hay al menos 20 cuatrillones de hormigas. Esto viene siendo un 20 seguido de quince ceros, por lo que es una cifra abismal. Y lo cierto es que este sería el extremo inferior de la realidad, pues en los estudios que han revisado no se tienen en cuenta poblaciones de hormigas que viven en los árboles o bajo tierra. La cifra podría ser mucho más alta y lo cierto es que debemos estar agradecidos por ello, porque las hormigas son indispensables para el mantenimiento de los ecosistemas y la supervivencia de otros seres vivos. Incluyendo nosotros mismos.

¿Por qué son tan importantes las hormigas?

Las hormigas son animales increíbles. Su capacidad para organizarse en poblaciones jerárquicas, hasta con su propio ejército, las ha convertido en conquistadoras natas, por lo que pueden encontrarse en casi cualquier parte del mundo.

Esta es una ventaja enorme, ya que suponen una gran ayuda para los ecosistemas a muchísimos niveles. Por un lado, cuando excavan sus hormigueros o simplemente perforan el suelo, facilitan que el oxígeno y el agua lleguen más fácilmente hasta las raíces de las plantas. Además, ayudan a mover semillas de un lugar a otro e incluso las siembran, puesto que las trasladan bajo tierra para mantenerlas en sus despensas. Todo esto incluso lleva a algunas plantas a esclavizarlas, aprovechándolas para su propio beneficio.

Por otro lado, son esenciales en la cadena trófica, pues son el alimento de muchas otras especies. Pero, a su vez, también son depredadoras de muchos insectos, por lo que evitan las sobrepoblaciones. Finalmente, pueden enfrentarse contra algunas plagas, siendo más eficaces que los pesticidas. 

En definitiva, las hormigas son todo ventajas. Por eso es tan importante que haya muchas y que esas cifras se mantengan, a pesar de las amenazas a las que se exponen algunas especies.

Muchísimas más de las que creíamos

Según el estudio que se acaba de publicar en PNAS, hay un total de 20 cuatrillones de hormigas en el mundo. Pero, más allá de eso, estos científicos también han calculado cuál es su peso. Cabe destacar que el peso se mide en cantidad de carbono seco; que, en el caso de las hormigas, es aproximadamente la mitad del total. La cifra aproximada que se obtiene en este estudio es de 12 millones de toneladas de carbono seco. Esto supone más que todas las aves y mamíferos silvestres juntos y una quinta parte del total de los humanos.

Son muchísimas hormigas, eso está claro. El problema es que, aun siendo esta una cifra conservadora, en no demasiado tiempo podría caer si no se hace nada para solucionarlo. Y es que muchas especies de estos insectos ya se encuentran en extinción, por motivos que van desde el cambio climático hasta la introducción de especies invasoras que las depredan o les contagian enfermedades. También el uso de ciertos pesticidas, la sobreexplotación y la contaminación, todo ello derivado de la actividad humana, pueden ponerlas en peligro. Incluso se ha visto que pueden estar muy afectadas por la introducción de iluminación artificial.

Es importante evitar que esto ocurra, aunque también es lógico que si las hormigas se convierten en plaga haya que actuar contra ellas. Por eso, la recomendación es evitar que lleguen a formar esas plagas. Para ello, se deben seguir consejos tan sencillos como tirar la basura con regularidad, mantener el cubo tapado o no dejar alimentos en la encimera de la cocina, especialmente si son dulces. Así, prevendremos la plaga en vez de actuar contra ella. Y también así propiciaremos que, en vez de invadir nuestra cocina, esos 20 cuatrillones de hormigas estén ayudando a salvar los ecosistemas. Lo hacemos por nosotros y por el planeta. 

Deja un comentario

Deja tu comentario