La luz es un elemento importantísimo, por no decir el que más, para obtener una fotografía perfecta. Los smartphones actuales incluyen flashes que, aunque no están mal, en algunos casos pueden llegar a estropear la fotografía al no ser capaz de adaptarse a las condiciones lumínicas.

La compañía Profoto ha presentado dos nuevos flashes portátiles que se sincronizan y son capaces de medir la claridad del ambiente para sacar una mejor foto.

Disponibles únicamente para iOS (a partir del iPhone 7), Profoto ha comercializado dos modelos: uno más sencillo, C1, y otro más completo y con mejores especificaciones, el C1 Plus. Los dos se conectan mediante Bluetooth e incorporan una batería recargable de 1.500 mAh.

En cuanto a características técnicas, el flash C1 Plus tiene una salida máxima de 4300 lúmenes, una iluminación máxima de 1700 lux a una distancia de un metro y una temperatura de color ajustable entre 3.000K y 6.500K. Como luz continua, la salida máxima baja hasta los 280 lúmenes y la iluminación máxima a un metro, 140 lux.

Por su parte, el flash C1 tiene una salida máxima de 1.600 lúmenes, una iluminación máxima de 800 lux a un metro de distancia, una luz continua con una salida de 280 lúmenes y una iluminación máxima de 140 lux a un metro de distancia.

El rendimiento de la batería también arroja los siguientes datos: con una sola carga (unas dos horas) puede disparar más de 2.000 destellos mientras que la luz continua puede estar encendida durante 30 minutos a plena potencia.

Junto a los nuevos flashes, Profoto también ha presentado su aplicación Profoto Camera compatible con su portfolio de flashes de estudio. A través de ella, podrás controlar los ajustes de tu cámara y la interacción con los flashes, por ejemplo reduciendo o aumentando la luz.

En cuanto a precio, la versión más sencilla, C1 parte de los 299 euros mientras que la versión Plus alcanza los 499 euros, aproximadamente.