Como ya es tradición, Huawei ha aprovechado su conferencia en IFA 2019 para presentar oficialmente el Kirin 990, un SoC de alta gama que, en esta generación, destaca por la inclusión de un modem 5G en el propio chip y una unidad de procesamiento dedicada a inteligencia artificial aún más potente que la del Kirin 980.

Huawei fabricará dos versiones diferentes del Kirin 990: una con conectividad 4G y otra, ligeramente más avanzada, con un modem Balong 5G integrado. Otros procesadores relativamente modernos como el Exynos 9825 o el Snapdragon 855 ya son compatibles con la conectividad 5G, pero requieren que, en la placa base del dispositivo, se instale un módem independiente. El nuevo Kirin 990 5G, en cambio, integra dicho componente en el propio SoC, reduciendo tanto el consumo energético como el espacio ocupado en el interior del teléfono. Además, este nuevo módem es compatible con las redes 5G NSA y SA, por lo que, en el futuro, podrá operar sobre cualquier versión de la red –a diferencia de los módems 5G comercialmente disponibles hasta la fecha–.

La otra diferencia entre el Kirin 990 con 5G y su versión 4G se encuentra en la NPU, también conocida como unidad de procesamiento neural. Mientras que el modelo con 4G integra un único núcleo de procesamiento, la versión con 5G eleva esta cifra hasta los dos núcleos, lo que permite procesar cualquier tarea relacionada con la inteligencia artificial con mayor velocidad. Ambas NPUs, eso sí, se benefician de la nueva arquitectura Da Vinci, más efectiva y capaz que el diseño Cambricon empleado en los modelos anteriores de la marca.

Las dos NPUs también integran un nuevo núcleo auxiliar (de bajo consumo) que procesa las tareas de inteligencia artificial más simples. De esta forma, el núcleo de alto rendimiento –o los dos núcleos de alto rendimiento, en el caso del Kirin 990 con 5G– únicamente se activa ante las tareas más exigentes, reduciendo así el consumo energético del conjunto de la NPU.

Huawei P30 Pro.

Por otra parte, la unidad de procesamiento central (CPU) del Kirin 990 está compuesta por tres clústeres diferentes. El primero de ellos, de alto rendimiento, cuenta con dos núcleos Cortex A76 corriendo a 2,86 GHz; el segundo, de rendimiento intermedio, integra dos núcleos Cortex A76 a una frecuencia de 2,36 GHz; y el tercero, de menor rendimiento pero bajo consumo, reúne cuatro núcleos Cortex A55 a una frecuencia de 1,95 GHz. Gracias a esta distribución, el gigante chino puede optimizar el consumo energético y activar un clúster u otro en función de las exigencias del usuario.

La unidad de procesamiento gráfico (GPU) también ha sufrido importantes mejoras. El modelo base es exactamente el mismo que ya vimos en el Kirin 980: una Mali G76. Sin embargo, el número de núcleos ha aumentado hasta 16 y la frecuencia máxima de los mismos se ha visto reducida sensiblemente hasta los 700 MHz.

Todos los cambios anteriormente detallados resultan, según el fabricante, en las siguientes mejoras respecto a la generación previa:

  • Una mejora del 9% en el procesamiento mononúcleo (CPU).
  • Una mejora del 10% en el procesamiento multinúcleo (CPU).
  • Una mejora del 12% en la eficiencia energética de los núcleos de bajo consumo (CPU).
  • Una mejora del 35% en la eficiencia energética de los núcleos de procesamiento intermedios (CPU).
  • Una mejora del 15% en la eficiencia energética de los núcleos de alto rendimiento (CPU).
  • En el caso del Kirin 990 con 5G, la unidad de procesamiento neural (NPU) es un 150% más veloz que la del Kirin 980. La mejora es del 100% respecto al A12 Bionic de Apple, según el fabricante.

La familia Mate 30 de Huawei será la primera en hacer uso del Kirin 990 –y, posiblemente, también de su versión con 5G–. El anuncio oficial de dichos teléfonos se producirá el próximo 19 de septiembre en la ciudad de Múnich (Alemania).