– Sep 27, 2018, 9:00 (CET)

El A12 Bionic de Apple no tiene rival

Los microprocesadores de la competencia siguen por detrás del A11 Bionic, lanzado en 2017.

Como ya comentamos en su análisis, el eje de todas las novedades presentes en el iPhone XS y XS Max es el A12 Bionic. Sobre él se articulan los algoritmos de software que mejoran sustancialmente las fotografías; además de muchos otros sistemas de aprendizaje automático, inteligencia artificial, etc. Es, pese a su aparente silencio, la gran estrella de los nuevos modelos.

No obstante, el valor del A12 Bionic cobra aún más relevancia cuando se compara de forma directa con los microprocesadores de la competencia. En test sintéticos, el nuevo chip de Apple sobrepasa a otros como el Kirin 970, Snapdragon 845 y Exynos 9810, presentes en productos como el Huawei P20 Pro, el Galaxy Note 9 y el Oneplus 6.

GFXBench

GFXBench evalúa las capacidades gráficas de los diferentes microprocesadores. Este benchmark ofrece dos tipos de prueba diferentes:

  • Pruebas onscreen. La experiencia gráfica de un producto está condicionada por la resolución de su pantalla. Cuanto más alto es el número de píxeles, mayor esfuerzo tiene que realizar la GPU para generar los elemento de la interfaz. Los test onscreen miden la experiencia que percibe el usuario, y por ello se realizan tomando la resolución nativa del teléfono.

  • Pruebas offscreen. A diferencia de los test onscreen, las pruebas offscreen sacan de la ecuación la resolución de la pantalla. Todos los dispositivos, independientemente de sus pantallas, renderizan los mismos elementos a las mismas resoluciones. De esta forma, se puede cuantificar y comparar el rendimiento puro del chip, independientemente de la resolución con la que trabaje.

Las pruebas realizadas a cinco teléfonos diferentes dejan varias conclusiones interesantes:

  • Nadie alcanza, en rendimiento, a la GPU de Apple. Ni en offscreen ni en onscreen. Las GPUs del A12 Bionic superan ampliamente a la competencia.

  • El A11 Bionic, un procesador de 2017, se apodera del segundo lugar. Los chips de Qualcomm, Samsung y Huawei tampoco superan al A11 Bionic que Apple presentó el año pasado.

  • Al Galaxy Note 9 le lastra su resolución. El teléfono de Samsung, por defecto, renderiza todos los contenidos con resolución Full HD+. De esta forma, el equipo ofrece una mejor experiencia de uso y favorece la duración de la batería. Pero si cambiamos este ajuste y lo situamos en QHD+ -el máximo que permite su pantalla-, las puntuaciones del test se resienten notablemente. Recordemos que sus rivales con Android operan con pantallas Full HD+, no QHD+.

Geekbench

La aplicación Geekbench evalúa la capacidad máxima de una CPU mediante una serie de test. En base a ellos, la app genera una serie de puntuaciones que revelan el rendimiento mononúcleo y multinúcleo del chip. Cuanto mayor es la puntuación, más poderoso es el procesador.

Las cifras obtenidas por el A12 Bionic, tal y como se puede observar en el gráfico, son ligeramente superiores a las del A11 Bionic. Apple cuantificó el avance en un 15%, y los test sintéticos le dan la razón.

Los microprocesadores de Samsung, Huawei y Apple, mientras tanto, permanecen en la sombra tanto en las pruebas mononúcleo como en las multinúcleo. De hecho, ni siquiera superan las puntuaciones obtenidas por el A11 Bionic -un procesador, recordemos, del año 2017-.

A esta ecuación habría que sumar el rendimiento de las unidades neurales -empleadas en cálculos vectoriales y otras tareas relacionadas con la inteligencia artificial-. Cuantificar y comparar su desempeño, a día de hoy, resulta extremadamente complejo. Sin embargo, Apple asegura que las capacidades de su neural engine se han multiplicado respecto al A11 Bionic.

Apple no tiene rival

El valor de un SoC (system-on-chip, en inglés) se puede evaluar desde diferentes perspectivas: la eficiencia energética, el procesamiento de señales, la conectividad, etc. Pero, en lo que a poderío bruto se refiere, Apple sigue sin tener rival.

Antes de finalizar 2018, Huawei lanzará al mercado el primer teléfono con un SoC Kirin 980. El avance respecto a su predecesor, según el fabricante, es significativo en todas las áreas. Sin embargo, el histórico de Huawei en torno a los benchmarks no está precisamente inmaculado. Habrá que esperar, por lo tanto, a su lanzamiento comercial y las correspondientes pruebas de rendimiento para evaluar si este SoC de Huawei puede competir -o quizá superar- al A12 Bionic.