Estamos en la cuenta atrás y realmente se ha hablado poco del tema durante las últimas semanas. El próximo 20 de septiembre, el viernes que viene concretamente, está previsto que un grupo indeterminado de personas llame a las puertas del Área 51.

Mientras esperamos si se celebra o no, Elon Musk no ha querido dejar pasar la oportunidad para avivar la llama de la locura. A través de su consabida cuenta personal de Twitter, el empresario ha vuelto a viralizar el acontecimiento.

Solo ha necesitado publicar un meme con una absurda broma geométrica. Primero la imagen cuadrada apelando al Área 51, y después una imagen cúbica en referencia al Volumen 51. Junto a esto, un mensaje adjunto:"DMT FTW". En su traducción sería Dimetiltriptamina para la victoria; una referencia a la droga psicodélica. Sustancias a las que el empresario nunca ha negado su afiliación, especialmente después de fumarse un porro de marihuana durante una entrevista con Joe Rogan.

Acto seguido de publicar su meme, las respuestas se sucedieron con las propias versiones de sus seguidores.

Sea como fuere hay convocadas casi 2 millones de personas para el próximo viernes. O al menos eso es lo que dice el evento de Facebook que, tras un vano intento por parte de la red social, ha sido imposible de cerrar.

Porque realmente hay muchas personas interesadas en presentarse a las puertas del Área 51 y descubrir los "misterios" del recinto militar. Misterios basados en los clásicos rumores sobre extraterrestres que quedan lejos de la realidad. El Área 51, aunque cuente con documentos clasificado, su objetivo es la experimentación con aviones. Sus secretos son, en general, más bien pequeños.

En cualquier caso, los hoteles y restaurantes de la zona colgaron el cartel de ocupado hace semanas y a la espera de la celebración del evento.

Tal ha sido la magnitud del evento que las propias Fuerzas Armadas de los Estados Unidos avisaron que, de ser necesario, "siempre estarán listas para proteger America y sus activos". Lo que viene a decir que no dudarán en evitar un asalto a la base.

Ahora solo queda esperar si Elon se unirá al posible asalto, o si simplemente se ríe de lo absurdo de la situación, y si alguno de los 2 millones de posibles asistentes se persona por la zona. Seguro que, al menos los curiosos, se darán un paseo por la zona.