– Ago 20, 2019, 2:48 (CET)

‘Mindhunter’, segunda temporada: el regreso de un thriller sorprendente y brutal

La segunda temporada de 'Mindhunter' se estrenó el pasado 16 de agosto en Netflix. Acá la reseñamos sin spoilers.

Mindhunter regresó a Netflix con una poderosa y memorable segunda temporada. El show producido por el mismísimo David Fincher, quien además dirige los primeros episodios de esta entrega, es bastante destacado, una serie de crimen de la más elegante confección. El pasado 16 de agosto fue estrenada en la plataforma y acá la repasamos sin spoilers.

La nueva temporada de Mindhunter se ubica poco después de lo que vimos en el último capítulo de la primera. Es decir, cuando Holden (Jonathan Groff) colapsó por un ataque de pánico luego de visitar a Ed Kamper (Cameron Britton) en el hospital, además de un largo periodo de tensión y desgaste físico por su trabajo. Eso sí, rápidamente se empaquetan varios de los conflictos que fueron vitales en la primera entrega: el estado de salud y anímico de Holden, los internos del grupo de investigadores y el futuro de la emergente división del FBI conformada por Holden, Bill Tench (Holt McCallany) y Wendy Carr (Anna Torv).

Una vez solucionados estos hilos, el drama se centra en lo mejor que sabe hacer: en la psicología de los asesinos seriales y tratar de comprender su conducta. Para ello echan mando de otros personajes extraídos de la vida real y presentan el caso de los asesinatos ocurridos en Atlanta durante 1979 y 1981, caso que tomará mayor relevancia hacia el final de la temporada.

Si bien las historias de los protagonistas, aunque basadas en la vida real, están dramatizadas y son puestas en diversas situaciones para desarrollar hilos interesantes, lo que tiene que ver con los asesinos seriales no es ficción. Mindhunter se acerca a estos casos desde sus personajes principales, interesados más que nada en la sistematización científica para comprender y anticipar la conducta de estos peligrosos criminales, pero no deja de lado las terribles historias de esos hombres capaces de realizar los actos más atroces y brutales. En la segunda temporada este acercamiento se da a partir de la investigación que se hizo tras la desaparición y asesinato de más de una veintena de niños en Atlanta. Este impactante caso captó la atención de los medios y de la política a nivel nacional, volviéndose incluso un tema racial que tanto divide y confronta a las sociedad estadounidense.

Nuevos rostros

Además de los tres protagonistas principales y de los diversos asesinos seriales que fueron representados en la primera temporada de Mindhunter, en esta segunda entrega veremos varias caras nuevas, tanto en el equipo del FBI, como en diversos agentes de la policía, y, claro, de otros criminales. Uno de estos, quizá el más llamativo y el más popular en la cultura, es Charles Manson, interpretado por Damon Herriman, quien, curiosamente también dio vida a Mason en la nueva película de Quentin Tarantino One Upon a Time in Hollywood. Aunque Manson aparece de forma breve sí que pone en perspectiva los alcances de la manipulación que amasó este infame personaje de la vida real.

Por otro lado, como la historia de los asesinatos de Atlanta cobra relevancia cada vez mayor al avanzar la temporada, ahí conoceremos a otros personajes interesantes, adiciones al reparto que enriquecen la trama. Uno de ellos es Jim Barney (Albert Jones) agente del FBI en Atlanta y que conecta al equipo de Holden y Tench con el caso de los niños desaparecidos y asesinados que, como sabemos, en la vida real quedó medianamente resuelto, lleno de huecos, especulaciones, y, lo que es peor, de falta de justicia para las familias de los niños.

Otros rostros son el del nuevo director de FBI en Quantico, Gunn (Michael Cerveris) y Kay Manz (Luren Glazier), una chica que se vuelve el interés romántico de Wendy Carr (Ana Torv). Ambos darán a conocer otros aspectos de los personajes principales y nos revelarán muchas cosas interesantes, tanto de ellos mismos como de la vida en aquellos lejanos años.

Lo mejor de 'Mindhunter' es ir "hacia dentro"

Uno de los puntos fuertes de esta temporada es la agilidad con la que cuenta todos los hilos que desarrolla, que no son pocos. Aunque los episodios son lentos y los diálogos conforman la mayor parte de lo que ocurre en pantalla, la tensión, el suspenso y el drama se mantienen en todo momento. No veremos persecuciones de locura, ni giros inesperados en el último segundo, pero sí veremos un thriller en todo su esplendor, pausado, apretado, claustrofóbico.

Se puede decir que en la primera entrega la serie se enfocó mucho más en Holden, sin embargo, en esta temporada se queda relegado a un segundo plano, al menos vimos mucho menos de su vida a nivel personal, y esto, antes que ser un punto débil de la trama, da la oportunidad de concentrarse en otros personajes. Como Bill Tench, a quien conoceremos mucho más a fondo que en la primera entrega. Veremos como su vida familiar se convierte en una vorágine lenta, pausada y muy compleja. Sin duda es un acierto enfocarse mucho más en los otros personajes principales en esta nueva temporada.

Podemos decir que en la nueva entrega de Mindhunter se aprovecha de lleno el potencial de la primera y agrega otros elementos que enriquecen la serie. Ahondar en la psique de los criminales, la representación de un caso tan grave y brutal como el de los asesinatos de Atlanta de los años 79 al 81, así como de los juegos políticos y de poder que siempre son los que dictan el verdadero ejercicio de la justicia son solo algunas de las cosas que encontraremos representadas de manera ejemplar en esta entrega. Además, y aunque puede ser un tanto obvio para los seguidores de la serie, no sobra decir que Mindhunter está hecha con gran calidad. Desde la dirección de David Fincher y los demás directores de episodios son excelentes, la producción y la fotografía son de primera, y la música es simplemente perfecta. Así que los fans de esta serie encontrarán una tremenda temporada, una que continua con la fría radiografía criminal de las mentes más siniestras de la historia.

No se ha dicho nada aún sobre la tercera temporada de 'Mindhunter', sin embargo, la segunda va poniendo el camino para ella, pues va presentando una historia siniestra y oscura al principio de los episodios, sin mayor explicación y con poquísimos detalles pero que vaticinan lo peor. Esta decisión es, sin duda, muy inteligente, pues pone de manifiesto que otros crímenes siguen escribiéndose mientras una agencia trata de dilucidar la naturaleza violenta del comportamiento humano. Esperemos más noticias de la posible renovación de 'Mindhunter'.

Las dos temporadas de Mindhunter ya están disponibles para todos los suscriptores de Netflix.