Instagram es una red fotográfica personal, pero de un tiempo a esta parte también se han popularizado los perfiles que se dedican a expandir noticias falsas, medias verdades, teorías de la conspiración e incluso estafas. Ahora la compañía quiere dar más herramientas a los usuarios para que ayuden a la red social a combatir esta epidemia de noticias falsas incluyendo un nuevo sistema de reporte. De momento, eso sí, limitado a los Estados Unidos.

Y es que al igual que Facebook, Instagram se ha convertido en un foco de problemas de cara a lo sencillo que resulta que, perfiles con millones de seguidores, compartan imágenes con información equivocada, con el problema añadido de la edad media de sus usuarios, en muchas ocasiones jóvenes que suelen ser el blanco perfecto de estas campañas de noticias falsas y odio, y que además llegan a grandes cantidades de usuarios por el impacto que supone dentro de la pestaña explorar, en la que no es necesario seguir a un usuario para ver su contenido.

De esta forma, y gracias a las nuevas herramientas de Instagram, todos aquellos resultados calificados como falsos se eliminan de los lugares donde los usuarios buscan contenido nuevo, como la pestaña "explorar" de Instagram y los resultados de búsqueda por hashtag, minimizando la posible exposición a las fake news o a contenido como antivacunas o de odio.

El problema principal es que publicar información falsa no está prohibido en ninguno de los servicios de redes sociales de Facebook, y este debería ser el primer paso para limitar el mal uso del contenido y la plataforma, ya que las medidas actuales solo suponen limitar el alcance de información inexacta y advertir a los usuarios sobre contenido que puede ser falso, pero no elimina las publicaciones.

Además también está el factor político: informe independiente encargado por el comité de inteligencia del Senado de los Estados Unidos encontró que Instagram era "quizás la plataforma más efectiva" para aquellos que intentan difundir información falsa para las elecciones que están fijadas para el próximo año, un problema que Instagram, tras los escándalos de Facebook, está obligada a controlar.

👇 Más en Hipertextual