Clubhouse implementó los Perfiles Protegidos, una opción que garantiza la seguridad de los usuarios de Rusia y Ucrania que utilizan la plataforma para discutir sobre la guerra. La protección al perfil permite que las personas controlen la visibilidad de su información.

Tal como ocurre en Twitter, Instagram y otras redes sociales, los perfiles protegidos de Clubhouse agregan un paso intermedio de seguridad. El usuario puede aprobar seguidores, decidir si aparece como conectado o quién puede ver las salas, clubes o repeticiones en su perfil.

Estamos agradecidos de habernos convertido en lugar de encuentro para que personas de todo el mundo se conecten. Aunque también sabemos que los tiempos de conflicto y agitación hacen que estemos conscientes sobre nuestra presencia en línea y lo que compartimos.

Clubhouse

Para proteger el perfil de Clubhouse basta acceder al menú Configuración (icono de engrane) y activar la nueva característica. Campos como el nombre, usuario, biografía y enlaces a otras redes sociales que se encuentran en el perfil se mantendrán sin cambios.

La compañía emitió algunas recomendaciones básicas de seguridad para protegerse en la aplicación. Debido a que el nombre, usuario y biografía son públicos, deberás ser cauteloso sobre lo que compartes. Recuerda que si tienes enlaces a tus redes sociales, es sencillo trazar información para conformar un perfil y analizar tus movimientos.

Otro consejo es que debes estar consciente de quiénes son tus amigos en la plataforma. En tiempos de guerra y con una maquinaria de censura como la que opera el Gobierno de Rusia, es recomendable revisar las solicitudes de amigos o invitaciones a clubes.

Clubhouse como un medio de información sin censura en Rusia

Willhelm Gunkel (Unsplash)

Hace unas semanas se supo que activistas rusos que están en contra de la guerra utilizan Clubhouse como una herramienta de comunicación para sortear la censura en Rusia. Salas como 24/7 Ukraine Sitrep ofrecen información sobre la invasión a Ucrania y operan todo el día. Otros prefieren crear cuartos efímeros para hablar de temas sensibles.

El bloqueo de redes sociales como Facebook, Instagram y Twitter, sumado a la salida de medios de comunicación independientes, dejaron a Rusia a merced de las agencias de noticias estatales. A principos de marzo, el Gobierno de Rusia aprobó una ley que castiga la difusión de información falsa que atente contra el ejército y el Kremlin.

Los activistas pueden pasar hasta 15 días en prisión o cubrir una multa considerable por difundir información no autorizada. El Gobierno prohibe el uso de las palabras guerra o invasión; en su lugar los medios prefieren ofensiva militar, intervención militar o emergencia en Ucrania.

La baja popularidad de Clubhouse en Rusia la convirtió en una herramienta perfecta para discutir sobre la guerra. Debido a que no cuenta con el flujo de usuarios de Instagram, Facebook o VK, la Roskomnadzor olvidó su existencia y los activistas la aprovecharán todo el tiempo que esté disponible.