Instagram ha empezado a solicitar que los nuevos usuarios verifiquen su identidad con una selfie de su rostro. La red social de Meta (compañía conocida anteriormente como Facebook) busca con esta nueva función de seguridad evitar la creación de cuentas falsas. Además asegura asegura que borrará los datos luego de 30 días.

Como señala el consultor Matt Navara, Instagram les pedirá a los usuarios que graben un vídeo de 30 segundos de su rostro para comprobar su identidad. La aplicación será la encargada de guiarlos en el proceso y les pedirá que miren a la cámara selfie de su smartphone y giren la cabeza en diferentes direcciones.

"Necesitamos un video corto de cómo girar la cabeza en diferentes direcciones. Esto nos ayuda a confirmar que eres una persona real y confirmar tu identidad".

Instagram

Instagram asegura que el vídeo de verificación de identidad no será visible dentro de la plataforma. Es decir, una vez realizado el proceso ni el propio usuario podrá verlo y se eliminará al cabo de 30 días. Asimismo, la compañía señala que no utilizará tecnología reconocimiento facial o datos biométricos para el proceso.

Crédito: Matt Navarra

Instagram, en busca de evitar las cuentas spam

La verificación por selfies es una herramienta cada vez más utilizada por servicios o aplicaciones que necesitan validar la identidad de un usuario. Por lo general se suelen utilizar análisis biométrico, pero en Instagram dicen que no recurrirán a esta herramienta para su sistema.

Instagram comenzó a probar la verificación por selfies hace aproximadamente un año en Estados Unidos. Ahora parece estar expandiéndose a todos los usuarios que desean crearse una cuenta nueva en la plataforma. Quienes no logren pasar la prueba de seguridad no podrán tener un perfil en ella.

Meta, la compañía matriz de Instagram, anunció a principios de noviembre que dejaría de utilizar su sistema de reconocimiento facial y borraría los datos de más de 1.000 millones de personas que habían ido sumándose durante varios años, aunque afirmó que seguiría trabajando con esa tecnología de cara al futuro.

La red social Facebook empezó a utilizar el reconocimiento facial en 2010, cuando aún era una tecnología no usada por muchas compañías. Pero recientemente tuvo que cerrarla debido a las crecientes preocupaciones de privacidad. Instagram, aparentemente, utilizará una solución distinta para validar la identidad de los usuarios.