Meta anunció este martes que cerrará el sistema de reconocimiento facial de Facebook (red social) que ha sido utilizado por más de una década para identificar automáticamente a los usuarios en las fotos y vídeos. La decisión de la compañía se produce en medio de las crecientes preocupaciones de privacidad relacionadas al uso de este tipo de tecnología.

La compañía dirigida por Mark Zuckerberg dice que las personas que optaron por utilizar el reconocimiento facial en Facebook perderán la función "en las próximas semanas". Producto de este cambio, Meta también ha anunciado la eliminación de más de mil millones de plantillas de reconocimiento facial individuales.

La firma asegura que más de un tercio de los usuarios activos de Facebook usaban el reconocimiento facial. Entre las funciones se encontraba la de notificarles automáticamente cuando aparecían en fotos o vídeos y brindaba recomendaciones de etiquetado. También alimentaba el sistema de texto alternativo automático.

Pero las crecientes preocupaciones en relación al uso de estos sismas han pesado para ponerle fin. "Los reguladores aún están en el proceso de proporcionar un conjunto claro de reglas que rijan su uso. En medio de esta incertidumbre constante, creemos que es apropiado limitar el uso del reconocimiento facial", señala la compañía matriz de Facebook.

La firma indica que el sistema de reconocimiento facial es una herramienta poderosa de cara al futuro. "Creemos que el reconocimiento facial puede ayudar para productos como estos con privacidad, transparencia y control, para que usted decida si se usa su rostro y cómo. Continuaremos trabajando en estas tecnologías e involucrando a expertos externos". indica.

Facebook, reconocimiento facial y recopilación de datos

Crédito: Facebook

Lo cierto es que la red social Facebook fue referente en los sistemas de reconocimiento facial. Empezó a utilizarlo en 2010, cuando aún era una tecnología no usada por muchas compañías y, como la propia firma reconoce, a lo largo de los años logró crear más de mil millones de plantillas individuales alimentadas por las propias imágenes de los usuarios.

Esta base de datos y la tecnología subyacente son un controvertido tesoro de reconocimiento biométrico de gran parte de la población mundial que, en manos equivocadas, podría ser utilizado para fines cuestionables. La propia Meta tuvo que pagar una multa de 650 millones de dólares por identificar a los usuarios de Facebook de Illinois sin su consentimiento.

También es preciso señalar que Meta, aunque no lo admita públicamente, está en un proceso de limpieza de su imagen. Este gesto de poner fin a una tecnología polémica, además de su cambio de nombre, puede ser un intento por intentar recuperar parte de la confianza perdida en los usuarios.