Ren Zhengfei, fundador de Huawei y su actual CEO, no se muestra amedrentado tras los últimos eventos que se han sucedido estos últimos días. Según recoge el medio chino Global Times, el ejecutivo reaccionó ayer en la sede de la compañía en Shenzen al levantamiento temporal de parte de las restricciones impuestas por Estados Unidos.

Zhengfei afirma que la licencia temporal de 90 días concedida por los Estados Unidos no es tan significativa para ellos, pues están completamente preparados y mantienen sus tecnologías principales intactas. A pesar del embargo, Zhengfei se muestra confiado y afirma que la compañía puede seguir proporcionando productos y servicios, pues las sanciones no perjudican su negocio pricipal.

El directivo agradece también a las compañías estadounidenses: "han contribuido mucho al desarrollo de Huawei y han mostrado su entendimiento del asunto [..] hasta donde yo sé, las empresas estadounidenses han estado haciendo esfuerzos para persuadir al gobierno de Estados Unidos de que les permita cooperar con Huawei", afirma.

La licencia de 90 días, efectiva hasta el próximo 19 de agosto y emitida por el Departamento de Comercio de EE.UU., permitirá a Huawei la adquisición de productos y servicios proporcionados por empresas estadounidenses. De esta forma, podrá mantener la normalidad en sus operaciones, así como ofrecer actualizaciones a sus smartphones al menos hasta este verano.

Según justificaban ayer desde el Departamento de Comercio, esta licencia "permitirá continuar operando a los usuarios de móviles Huawei y a las redes rurales de banda ancha", algunas de las cuales cuentan con equipamiento de la marca.

De nuevo y según Reuters, Zhengfei afirma que el 5G de Huawei no se verá afectado. También señala que otros competidores pueden estar de 2 a 3 años por detrás a nivel tecnológico y que el gobierno de los EE.UU ha subestimado las capacidades de Huawei.

Tras la orden emitida el pasado viernes por la ejecutiva que dirige Donald Trump, los hechos se han sucedido con celeridad. A última hora este domingo se conocía que Google aplicaba el veto al gigante de las telecomunicaciones, a lo que se sumaban horas más tarde los fabricantes de chips más importantes para, finalmente, extender una licencia temporal. En cualquier caso, el conflicto viene de lejos y se inserta en el desarrollo de una guerra comercial entre ambas potencias, con toda una cronología de intercambios en el último año y medio.