New Horizons
– Ene 1, 2019, 15:00 (CET)

Las misiones espaciales de 2019

Los primeros días del año veremos varias misiones llegando a sus objetivos o realizando maniobras de acercamiento.

Tess, la cazadora de exoplanetas, InSight, midiendo las constantes vitales de Marte o la Chang’e 4, que despegó de camino a la Luna el pasado 7 de diciembre, son algunas de las misiones espaciales que hemos visto durante los meses de 2018. Eso sin contar, también, con la llegada de Hayabusa 2 y OSIRIS-REx a sus respectivos asteroides, Ryugu y Bennu, donde el primero ya ha recogido muestras mientras el segundo estará observando el asteroide unos meses antes de proceder a recogerlas y volver a la Tierra. No obstante, ninguna de las misiones la veremos regresar este año que comienza.

Pero ¿qué misiones veremos durante 2019? Desde el nuevo destino de New Horizons hasta el despegue de Chang'e 5, pasando por una sonda española, estos son los próximos satélites que veremos surcar el cielo desde la Tierra o de los que recibiremos nuevas noticias.

New Horizons

Para inaugurar el nuevo año tenemos este 1 de enero la llegada de New Horizons a MU69 2014, más conocido como Última Thule, eso si todo va según lo previsto por los cálculos de los ingenieros de la NASA.

New Horizons es un satélite que despegó de la Tierra un 19 de enero de 2006 desde Cabo Cañaveral (Florida). Esta sonda tenía como destino Plutón, pero también estudiar sus satélites y el cinturón de Kuiper, lugar en el que se encuentra el asteroide Última Thule situado en la frontera del sistema solar.

Todo lo que la NASA sabe de este objeto es que es de color rojo, mide alrededor de 45 kilómetros y apenas refleja un 10% de luz. Llegar hasta Última Thule dará más respuestas sobre su masa, su rotación, si tiene lunas, anillos o atmósfera. Todo esto gracias a la misión New Horizons, que ya es el vuelo planetario más lejano de la historia, puesto que se encuentra a 1.500 millones de kilómetros de Plutón.

OSIRIS-REx

La nave OSIRIS-REx llegó el pasado mes de diciembre hasta su destino: el asteroide Bennu. Pero este año veremos más de este satélite y, de hecho, este mismo 1 de enero, la sonda tenía como misión descender hasta un kilómetro y medio de su superficie y lo ha conseguido. Ahora, Bennu tiene un huésped a su alrededor que establece un nuevo récord: es la órbita más cercana de una nave a un cuerpo planetario, tal y como ha anunciado la NASA.

La importancia de esta maniobra radica en que al realizarse se insertará en la órbita del asteroide y estaremos más cerca de poder recoger las muestras de Bennu para traerlas de vuelta a la Tierra. Todavía se tardará un poco en realizar la extracción y ni siquiera está prevista para este año sino para septiembre de 2020, pero lo que sí está claro es que nos irá llegando más información sobre el asteroide en los próximos meses y, probablemente, también más fotografías de su superficie.

Chang'e 4

La sonda despegó a principios del pasado mes de diciembre y, ahora, este 1 de enero llegará a la cara oculta de la Luna. El lugar elegido para el alunizaje es el cráter Von Kármán. Esta es la primera misión que llegará, previsiblemente, el próximo 3 de enero a esta zona. Aunque dependerá de qué día vuelva a salir el Sol en esta zona de nuestro satélite ya que allí los días y las noches duran periodos de tiempo de 14 días terrestres.

¿Por qué no se ha investigado antes el lado oscuro de la Luna? Resulta que no hay satélites de comunicaciones que permitan transmitir os datos de la Chang'e 4 a la Tierra, de ahí que también hayan necesitado enviar uno antes, el Queqiao, para que ahora podamos captar toda la información que esta sonda nos envíe.

Chandrayaan-2

No hay una fecha marcada en rojo en el calendario para su lanzamiento. Al menos, todavía. Sin embargo, desde la Agencia India de Investigación Espacial (ISRO) señalan que la previsión es que la Chandrayaan-2 despegue en algún momento durante el primer trimestre de 2019, aunque estaba previsto para finales del pasado año. Pero ¿qué objetivo tiene esta misión?

Aunque no es la primera sonda que va a la Luna, Chandrayaan-2 sí será la primera misión a nivel internacional en aterrizar un modulo en el polo sur de nuestro satélite. Esto será todo un hito para ISRO cuando finalmente la envíe al espacio tras años de retrasos (en un primer momento iba a ser lanzada en 2013).

Ingenio

En el segundo trimestre de 2019 podremos ver el segundo satélite español surcar el cielo tras el lanzamiento el pasado año de Paz por SpaceX. Su misión será observar la Tierra, haciendo unas 600 imágenes al día que ayudarán a la cartografía, agricultura, medioambiente (como la gestión acuífera o el mapeo forestal) y gestión urbanística.

El lugar elegido para el lanzamiento de esta sonda es el Puerto Espacial Europeo de Kurú, en la Guayana Francesa, lugar desde el que se envían al espacio las sondas de la ESA, tal y como anunció el ministro de Ciencia, Innovación y Universidades, Pedro Duque, el pasado mes de octubre.

CHEOPS

La misión de la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés) no la podremos ver despegar hasta el próximo mes de octubre debido a varios retrasos acumulado. La ventana de lanzamiento está programada entre el 15 de octubre y el 14 de noviembre, cuando se espera desde la agencia que la sonda despegue hacia nuestro firmamento.

Todo un mes durante el que lanzar el esta misión que tratará de encontrar más información sobre los exoplanetas que ya conocemos, pero que son del rango de tamaño similar a los de la Tierra y Neptuno. La precisión de este instrumento supondrá que conoceremos con más exactitud el tamaño de los planetas pequeños.

Además, Cheops también se usará para establecer la densidad aparente de los planetas, es decir, tendrán una composición determinada que interese a los científicos (principalmente composiciones que permitan encontrar vida). Esto, junto con la información sobre sus astros y la órbita planetaria, darán información clave sobre la formación y la historia de los planetas de estos tamaños.

Chang'e 5

La agencia china también lanzará su misión Chang'e 5 a la Luna, la fecha prevista en un principio es diciembre de 2019. En este caso, la sonda no solo irá hasta nuestro satélite sino que también recogerá muestras y las traerá de vuelta a la Tierra para su estudio. Este tipo de misión no se realiza en la Luna desde que finalizó el programa Apolo de la NASA en 1972.

Aunque la Luna parecía que ya no era un objetivo para los investigadores desde hace tiempo, la realidad es que solo hay que observar todas las sondas que nuestro satélite ha recibido los últimos años y las que están previstas durante este 2019 para ver que sigue siendo uno foco de atención muy a tener en cuenta. Además, tanto la ESA como la NASA, pero también otras agencias espaciales internacionales, tienen un proyecto para instalar una base en la Luna, por desgracia esto no lo veremos antes de 2030.