Tesla disminuirá diversas de las opciones que ofrece para el interior del Model S y el Model X a partir del 1 de noviembre. Así lo ha anunciado el CEO de la empresa de coches eléctricos, Elon Musk, en Twitter, este martes.

La medida, explicó el director ejecutivo, tiene como fin simplificar los procesos de producción. Sin embargo, no ha especificado cuales serán las opciones que ya no estén disponibles. Hasta ahora, Tesla ofrece seis diferentes opciones tanto para el Model S como el Model X en su sitio web, de las cuales tres sólo son para la versión premium de cada modelo.

La compañía de coches eléctricos se ha visto inmersa en problemas para cumplir con su producción desde que introdujo el Model 3 en julio del 2017. En abril, Musk prometió fabricar los Model 3 las 24 horas del día, los siete días a la semana hasta finales de junio para entregar 5.000 coches por semana después de los retrasos obligarán a parar la planta de Fremont, California durante 48 horas.

No obstante, fue hasta mediados de agosto que la empresa por fin conseguía superar la tan ansiada marca de los 5.000 Model 3 por semana. Tesla anunció a principios de octubre que había conseguido fabricar un total de 53.239 unidades de este modelo en ese trimestre, superando las 41.030 unidades del trimestre previo.

Sin embargo, la producción volvió a caer tras ese anuncio. Según Bloomberg, el volumen actual de fabricación por semana de este vehículo habría descendido a menos de 2.000 unidades semanales. Así que la nueva medida parece estar dirigida a recuperar el ritmo de producción que había alcanzado hace unos meses, pues también había anunciado que tenía la intención de alcanzar la fabricación de 10.000 Model 3 semanales durante 2019.