Elon Musk ha impuesto una agenda extremadamente agresiva para alcanzar objetivos de producción del Model 3 después de los retrasos que obligarán a parar la planta de Fremont, California durante 48 horas.

La pausa, de acuerdo a Musk, es absolutamente necesaria para resolver los problemas que han causado que el coche eléctrico más económico de Tesla se produzca mucho más lento que estimaciones iniciales.

Los problemas de producción del Model 3 han sido tan severos que un gran número de personas que reservaron el coche han recibido emails avisándoles que recibirán el coche meses después de lo inicialmente proyectado.

Para intentar cumplir objetivos, Musk operará la planta en Fremont 24 horas al día hasta finales de junio, de esa forma pretende producir 6.000 Model 3 por semana, incrementando la última meta anunciada de 5.000 coches semanales, de acuerdo a un comunicado interno que filtrado a la publicación especializada Jalopnik.

De acuerdo a Musk, el nuevo objetivo de fabricación de Model 3 no deja margen a error. “La producción se hará tan rápido como el componente menos optimizado de la cadena de suministro lo permita”, escribió. También explicó que contratarán a 400 personas por semana durante varias semanas tanto en Fremont como en la Gigafactory en Nevada. De hecho pidió a los empleados de Tesla que recomienden a cualquier persona que cumpla requerimientos de talento y confianza requeridos por la compañía.

Elon Musk también explica en el comunicado filtrado que pretende que continuará mejorando la cadena de producción del Model 3 hasta que la precisión de construcción del coche sea diez veces mejor que la competencia.

Por último pide más eficiencia en el uso del tiempo de los empleados, mayor uso del “sentido común” y que buscarán reducir gastos, cortando “cualquier cosa que no tenga valor o justificación”.

Tesla ha incumplido objetivos de producción del Model 3 desde el primer trimestre de su fabricación.