Estamos más que acostumbrados a ver los famosos Crash Test para comprobar la integridad de los coches y evaluar la seguridad de los pasajeros en caso de accidente. Pero, de momento, no habíamos visto a alguno de los modelos de Tesla pasar el test de forma pública y, mucho menos, grabado en vídeo. CrashNet1 ha publicado una serie de vídeos en los que se puede ver la integridad de un Tesla Model X de 2017 ante un choque frontal.

Lo interesante de los Tesla, al no tener motor en la parte delantera donde iría el tradicional, es que pueden alojar una zona de desgaste mayor que evite daños adicionales a los pasajeros en caso de accidente frontal, puesto que todo ese espacio adicional se puede utilizar para amortiguar un posible golpe y mantener lo máximo posible la integridad de la cabina de pasajeros.

En el vídeo sobre estas líneas, la prueba de choque frontal evalúa las posibles lesiones en la cabeza, en el cuello, en el pecho, y las piernas del conductor y del pasajero del asiento delantero. El Tesla Model X choca contra una barrera fija a 35 mph (56,3 kmh), que es equivalente a una colisión frontal entre dos vehículos similares cada uno moviéndose a 35 mph, la máxima por población en la mayoría de países, para generar una evaluación entre 1 estrella (que es la calificación más baja) y 5 estrellas (que es la más alta).

Para obtener una calificación de 5 estrellas, el vehículo tiene que sacar, como máximo, una probabilidad de lesión del 10% o menos. Y Tesla espera que el Modelo X logré alcanzar en torno al 6,5%.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.