– Oct 13, 2018, 0:36 (CET)

Cloud gaming: lo que podría suceder en el futuro cercano

El futuro luce prometedor con dos nuevas compañías en el sector del cloud gaming: Microsoft y Google. ¿Cuáles podrían ser las estrategias que seguirán las empresas involucradas?

La industria de los videojuegos se mantiene en constante evolución. El formato digital llegó para quedarse y a partir de este han surgido otras propuestas que prometen ser el modelo de negocio dominante. El cloud gaming ya comienza a abrirse camino para conquistar el mercado en el futuro próximo.

Los recientes movimientos de Microsoft y Google nos confirman que las empresas más importantes del sector ya tienen la mira puesta en los videojuegos en streaming. ¿Cuáles pueden ser los siguientes pasos de las compañías involucradas? A continuación ahondamos en las diferentes posibilidades.

xCloud y la próxima generación de Xbox

En la presente semana Microsoft anunció xCloud, su propuesta para adentrarse en el sector del cloud gaming. La compañía afirma que ha sido capaz de reducir la latencia y de eliminar el resto de problemas que se presentan en este tipo de plataformas. Su tecnología podrá funcionar en dispositivos móviles, televisores, ordenadores y consolas, ya que el procesamiento de los juegos sucederá en servidores externos. Los de Redmond confirmaron que la beta del servicio se lanzará en algún momento del próximo año.

Es importante mencionar que en un principio xCloud será un producto limitado a cierto número de personas, en 2019 veremos sus primeros pasos. Si miramos hacia el futuro el tema se hace más interesante. A finales de julio, el portal Thurrot reveló que la próxima generación de Xbox estaría compuesta por dos consolas. La primera sería la sucesora directa de la Xbox One, llegaría con la clásica actualización en sus componentes de hardware. La segunda sería un producto de menores prestaciones que se integraría con un servicio de cloud gaming.

En aquel momento Microsoft no había presentado nada relacionado con los videojuegos en streaming, pero ahora ya lo tiene. xCloud puede ser un experimento para medir el recibimiento del público y definir si existe un mercado dispuesto a pagar este tipo de productos y servicios. Claro, lo más llamativo del modelo es que los mismos títulos que juegas en la consola los podrías disfrutar en tu dispositivo móvil o en la computadora.

En la visión de la marca no se debería olvidar a Xbox All Access, la suscripción mensual que combinará hardware y servicios. Fue anunciada el mes anterior e incluirá la Xbox One, Xbox Live Gold y Xbox Game Pass en un contrato forzoso de 24 meses. Su precio: 30 dólares al mes.

Si bien sólo estará disponible en los Estados Unidos, el servicio sigue generando ruido en otros territorios del mundo. Seguramente terminará aterrizando en más países. xCloud podría formar de la suscripción en algún momento, probablemente complementando o sustituyendo a Game Pass. No hay duda de que el próximo año explotará la burbuja de rumores y se tendrá más información sobre la estrategia de Microsoft.

El posible debut de Google en la industria de las consolas

Siempre será interesante cuando Google se plantea entrar en nuevos mercados. Muchas veces se ha hablado sobre su posible incursión en la industria de los videojuegos, y parece que ese movimiento está cada vez más cerca de producirse. El primero de octubre sorprendieron a todos con Project Stream, una iniciativa para jugar Assassin’s Creed: Odyssey desde Chrome. El cloud gaming es el pilar del proyecto con el procesamiento de los juegos ocurriendo en la nube de Google. Sobra decir la gran experiencia que los de Mountain View tienen en este campo.

Siguiendo la ola de rumores, en junio el portal Kotaku dio a conocer que Google se encuentra trabajando en su propia consola de videojuegos. A diferencia del resto, su hardware prescindiría de los componentes de última generación y sólo integraría lo necesario para conectarse al televisor.

¿Por qué razón? Al igual que Microsoft, la empresa de California ofrecería un servicio de juegos en streaming. Tuvieron que pasar un par de meses para que los rumores comenzaran a ser una realidad. Project Stream puede ser el comienzo de ese servicio, pero sigue siendo una incógnita si se arriesgarán en lanzar hardware propio.

Google ya tiene presencia en ordenadores, dispositivos móviles y televisores. La compañía puede darse el lujo de ignorar la consola y enfocarse 100% a mejorar su servicio. Es demasiado pronto para asegurar cuál será la estrategia que seguirá Google, incluso podría terminar siendo un simple experimento para demostrar las capacidades de su infraestructura en la nube. Nadie puede negar que sería curioso verlos competir en una industria que por años ha estado dominada por otras empresas.

Sony ya tiene años de experiencia con el cloud gaming

Mientras Microsoft y Google experimentan con el cloud gaming, Sony ya les lleva varios años de ventaja en el sector. PlayStation Now se encuentra en funcionamiento desde el 2014, sin embargo, no ha tenido el éxito esperado por los japoneses. Los motivos son varios: primero la necesidad de disponer de una conexión a internet de gran velocidad, no en todos los países es posible. En segundo lugar están sus precios, demasiado altos para la mayoría de consumidores. Para finalizar encontramos los eternos problemas de latencia. La plataforma sigue experimentando un retraso significativo entre la señal de vídeo y las acciones que se ejecutan en el mando.

Sony ha dado un giro importante a su estrategia con PlayStation Now. El mes pasado anunciaron que permitirán la descarga completa de algunos títulos disponibles en la plataforma, pero el procesamiento de los juegos será responsabilidad total de la consola. Sí, esta característica renuncia al cloud gaming, pero actualmente puede ser la mejor decisión mientras no puedan ofrecer un servicio de streaming con buena experiencia. No debe existir duda alguna de que la compañía sigue dedicando esfuerzos y recursos en mejorar la plataforma. Simplemente llegaron antes de tiempo.

Los siguientes años serán clave

Como se mencionó anteriormente, en 2019 comenzará la avalancha de rumores sobre las consolas de nueva generación, incluso existe la posibilidad de que se produzca la presentación de alguna de ellas el próximo año. Tanto Sony como Microsoft ya han confirmado que ya trabajan en nuevo hardware, sin embargo, lo más relevante de los anuncios podrían ser los servicios y no tanto las consolas.

También es interesante pensar en el camino que tomarán las distribuidoras de videojuegos. Electronic Arts, Ubisoft, Activision, Bethesda, ¿cómo distribuirán sus juegos cuando el cloud gaming sea el modelo estándar? EA ya ha tiene su propio servicio por suscripción: EA Access, pero de momento no han experimentado con el streaming de juegos. Es una incógnita si cada empresa apostará por un servicio o propio o si aprovecharán las iniciativas de los fabricantes de consolas.