Microsoft no esconde el hecho de que ya se encuentra trabajando en la próxima generación de la plataforma Xbox. Apenas durante junio, en el marco del E3 2018, Phil Spencer mencionó que la compañía ya tenía su mira puesta en una consola de nueva generación, sin embargo, no adelantó más detalles al respecto.

Poco después del evento californiano, diversas fuentes reportaron que la consola era conocida internamente como "Scarlet". Hoy el portal Thurrott ha dado a conocer más información del proyecto, asegurando que esta nueva generación estaría conformada por dos consolas completamente diferentes, y no solo una como hemos estado acostumbrados desde 2001, cuando la primera consola de la marca llegó al mercado.

El medio señala que la consola tradicional es la que hasta ahora conocemos como Scarlet, la cual tendría nuevos componentes de hardware para convertirla en la sucesora directa del Xbox One. Sería el tipo de producto que todo consumidor podría esperar de la marca Xbox sin mayores sorpresas, orientado a un mercado de jugadores que no quiere depender de la conexión a internet para jugar cualquier título.

La verdadera sorpresa vendría con la segunda consola. El informe menciona que prescindiría de las grandes especificaciones técnicas para poderse ofrecer a un precio significativamente menor, pero se integraría de forma completa al servicio de videojuegos en streaming en el que Microsoft ha estado trabajando durante los últimos años, confirmado por ellos mismos en el E3 2018.

Esta consola no requeriría de gran potencia para soportar incluso los mismos juegos que Scarlet, ya que la gran mayoría del procesamiento se llevaría a cabo en servidores de la propia Microsoft. Lo anterior es conocido como Cloud Gaming. Esto obligaría a sus compradores a contratar un servicio extra para tener acceso a un amplio catálogo de títulos en streaming. Ambas consolas estarían disponibles en 2020.

Aunque es bien sabido que el Cloud Gaming sigue padeciendo de problemas de retraso entre la señal de video que recibe el jugador y las acciones que se realizan en el mando, la fuente señala que los de Redmond han logrado disminuir la latencia para ofrecer una experiencia muy favorable.

A diferencia de lo que sucede con otras plataformas de Cloud Gaming como PlayStation Now, Microsoft puede presumir de tener una de las mejores infraestructuras en la nube con Azure, lo que le permitiría llegar a todo tipo de mercados en el mundo. Esto también significaría que probablemente el servicio no solo esté disponible en la consola de menores prestaciones, también en otro tipo de dispositivos ajenos a la compañía, como smartphones, ordenadores y televisores.

Al ser información no confirmada, lo mejor es tomar estos detalles con cautela y esperar a una confirmación por parte de Microsoft. De cumplirse todo lo mencionado, probablemente el próximo año estaríamos viendo los primeros anuncios oficiales sobre la próxima generación de Xbox.

Recientemente, también se dio a conocer que Google estaba trabajando en su propia consola de videojuegos, la cual haría uso del Cloud Gaming para poder ofrecer un catálogo muy amplio de títulos. Todo indica que los juegos en streaming serán la próxima gran apuesta de la industria de los videojuegos.