Una de las decisiones más polémicas realizadas sobre el Xiaomi Mi A2 ha sido, con permiso de la no inclusión del chip NFC para pagos móviles fuera de China, la eliminación del puerto jack de audio que el Xiaomi Mi A1 y otros terminales de su gama del fabricante chino sí tenían. Una decisión así tiene que, además de aportar un adaptador de USB-C a jack, llegar acompañada de decisiones de software a la altura, y ahí es donde Xiaomi ha fallado.

Si los fabricantes pretenden que los adaptadores sean sólo algo temporal, por la poca conveniencia que ofrecen, deben esforzarse en proporcionar una gran experiencia en Bluetooth (pues nunca ha sido comparable al cable). La mejor prueba de ello la tenemos con Apple. Eliminaron el jack, sí, pero crearon el chip W1 y lanzaron los Airpods, entendiendo perfectamente qué le hacía falta al audio inalámbrico para explotar.

El Xiaomi Mi A2 dice adiós al jack mal preparado para la era de audio por Bluetooth

En el Xiaomi Mi A2 no hay jack, pero tampoco sus mejores alternativas inalámbricas.

En ese sentido, Xiaomi no podía hacer mucho, pero tampoco tenía que llegar a ese extremo. Le bastaba con aportar, a nivel de software, lo que Oreo ofrece para todos los fabricantes desde su concepción. Simplemente consistía en ofertar más códecs Bluetooth que los gama media de Samsung, BQ o Huawei. El problema es que no sólo no lo ha hecho, sino que ofrece menos de lo exigible.

Los dos códecs de audio Bluetooth del momento son aptX y LDAC, y ninguno de ellos es compatible o está soportado por el Xiaomi Mi A2. El primer caso es el particularmente flagrante, no sólo porque todos sus competidores directos (Huawei P20 Lite, Samsung Galaxy A8, BQ Aquaris X2 Pro) cuentan con ello, sino porque Xiaomi tiene a la venta auriculares con aptX. La compañía conoce sus ventajas, que son mayor calidad de conexión de SBC a nivel de latencia y artefactos de sonido, pero no parece haberlo tenido en cuenta a la hora de lanzar el Xiaomi A2. Tengo unos auriculares de marca 1More (fabricante de los Xiaomi Piston) con soporte aptX, y al conectarlos al Xiaomi Mi A2 sólo se puede reproducir contenido en SBC (el códec tradicional y que peor latencia ofrece).

Los audiófilos que tengan buenos auriculares y no deseen desembolsar mucho en un smartphone no podrán disfrutar de LDAC en el mejor terminal de gama media.

El caso de aptX quizá pueda explicarse desde el punto de que pertenece a Qualcomm y aunque se haya incluido en Oreo hay que licenciarlo. El de LDAC es más confuso, pues aunque pertenece a Sony se ha incorporado al Android Open Source Project (AOSP) para que cualquiera puede hacer libre uso de él. Su no inclusión en el Xiaomi Mi A2 priva a los propietarios de obtener la mejor calidad de audio inalámbrico posible, ya que permite reproducir archivos de alta resolución con un bitrate de 990 kilobits por segundo. En ese segundo, como poseedor de unos auriculares Sony MDR-1000X echo de menos el soporte, sobre todo cuando escucho contenidos en Tidal, pues LDAC es la única manera de sacarle todo el partido a su audio sin compresión, exceptuando el cable. Al conectar los MDR-1000X, el único códec que se ofrece además de SBC es AAC, pero no es tan bueno como LDAC, y aunque ofrece mejoras en calidad, no ocurre así en latencia respecto a aptX.

Aunque aptX y LDAC pueden seleccionarse, el cambio no se aplicará, como se ve en la segunda imagen.

El no soporte de estos códecs en el Xiaomi Mi A2 es algo que puede comprobarse durante la reproducción de contenidos en los Ajustes de desarrollador. El sistema permite elegir entre todos los códecs, pero luego no modifica el elegido por defecto salvo entre SBC y AAC. Cuando cambiamos de uno a otro, si de verdad el sistema soporta el elegido, se produce una pequeña pausa. No es así con aptX y LDAC. El soporte a ambos códecs puede llegar más tarde, de hecho parece que será así en MIUI con LDAC, pero tendría que haber aterrizado con el software de fábrica del terminal.

El Xiaomi Mi A2 tampoco reproducirá Amazon Prime Vídeo o Netflix en HD

El Xiaomi Mi A2 no reproducirá Netflix en HD, al igual que el BQ Aquaris X2 Pro, el Samsung Galaxy A8 o el Huawei P20 Lite.

Recientemente vimos cómo los usuarios de Netflix en Android eran "ciudadanos de segunda", pues son muy pocos los terminales que reproducen en HD (ni siquiera Full HD), la mayoría gama alta. De los gama media sub-400€, algunos como los Samsung soportan el certificado Widevine L1 (otros como el Honor 10, el BQ Aquaris X2 Pro o el Huawei P20 Lite no lo hacen), pero el problema es que luego no tienen el soporte a nivel de aplicación que sólo Netflix puede garantizar.

El Xiaomi Mi A2 se une en esto a sus hermanos, y nunca podrá reproducir Netflix en HD, pues no cumple el primero de los pasos necesarios para ello, contar con el certificado de DRM Widevine L1. Por el contrario, solo tiene Widevine L3, algo que no gustará a sus usuarios, pero que era de esperar viendo que terminales como el Mi 8 o el Mi Mix 2S tampoco tienen certificación superior. Criticamos este hecho en las reseñas del Huawei P20 Lite y del BQ Aquaris X2 Pro, y es justo hacerlo también con el nuevo Android One.

Si contase con Widevine L1, el Snapdragon 660 podría bastar para el soporte de Netflix, tal y como la compañía de streaming detalla en su web sobre el asunto, pero sin la certificación de DRM el único caso que ha acabado en final feliz es el del los OnePlus 5 y OnePlus 5T, y para actualizar su DRM fue necesario enviarlos cada terminal individualmente a China.