El Apple Watch es un dispositivo de fitness. Al menos así no lo lleva tiempo vendiendo Apple, más allá de que sea o no un asistente para realizar muchas tareas del iPhone: responder notificaciones, emails, mensajes... al fin y al cabo, el núcleo de watchOS es el fitness. Y pese a la actualización que supone watchOS 5, sigue quedándose corto. Muy corto.

Sí, es cierto que el sistema de detección de ejercicio es un gran añadido, que llega tarde, pero un gran añadido al fin y al cabo. Pero el resto, en lo que el apartado al fitness se refiere, se ha quedado corto. Las competiciones entre usuarios corren al fin y al cabo en el iPhone, y la adición de más máquinas y tipos de ejercicios no es más que una actualización menor del sistema.

No sabemos si Apple se lo está guardando todo para la presentación del próximo Watch, pero desde luego hay mucho de lo que se ha olvidado, sobre lo que podía hacer más. El Apple Watch es capaz de medir el HRV, por lo que puede proponer el momento optimo para hacer ejercicios teniendo en cuenta el trackback en vez de proponer "retos" basados en superar un número: "tu reto para este mes en completar 20 calorías más que el anterior" no es suficiente. El HRV le dice al usuario que su variación es tan limitada que lleva una semana sin hacer ejercicio.

O que pare un poco el ritmo. Que se relaje, el tanto gimnasio no es bueno. Pero eso, al igual que la recuperación de la frecuencia cardiaca, está escondido dentro de salud y no da ningún contexto al usuario. Es un dato vacío para el que no se preocupa de mirarlo al detalle y de informarse por su cuenta (y es algo para lo que hay que poner especial empeño). Tiene sensores suficientes para medir el sueño, pero tenemos que recurrir a apps de terceros (que sí, las hay excelentes, pero la solución es externa). Contexto, al fin y al cabo.

¿Frecuencia cardíaca en recuperación? Pocos indicadores más sencillos para determinar la salud cardíaca de alguien que comienza a hacer ejercicio y tener un indicativo de recuperación. Pero a día de hoy es otro número en salud que poco dice al que no se preocupa por interpretar por su cuenta.

Las adiciones de watchkit seguro que enriquecerán muchas apps de terceros, pero Apple siguen dejando esa baza al libre albedrío de los desarrolladores, la mayoría encerrados en funciones limitadas a suscripciones de algo que el Watch es capaz de hacer por sí solo. El entrenamiento por zonas sigue olvidado. Estadísticas de progresión, olvidadas. Sí todo es recurrible con apps de terceros, pero de nuevo hay que caer en la prueba y error, y rezar para que tus datos de salud estén bien interpretados por un desarrollador de a saber dónde. Es algo que Apple y sus recursos podrían integrar a nivel de sistema.

¿Veremos este tipo de adiciones en el próximo Watch? La siguiente cita es, presumiblemente, en septiembre, pero desde luego si no han anunciado este tipo de herramientas a los desolladores es poco probable que nosotros las veamos a corto plazo. La monitorización del sueño sigue en las quinielas, pero parece que no termina de llegar

Sea como sea, Apple podría convertir el Watch en una herramienta de salud sin precedentes con un par de pinceladas. Después de la WWDC parece que quiere seguir dejando este asunto en manos de desarrolladores, y tal y como está el ecosistema a día de hoy, parece no ser suficiente.