The Boring Company, la compañía con la que Elon Musk quiere cambiar el concepto de transporte público en las ciudades tal y como lo conocemos ahora, llevará a cabo un proyecto en Chicago para crear un acceso rápido desde el centro de la ciudad hasta el aeropuerto internacional de la localidad. Esto permitirá a los pasajeros realizar el trayecto en un total de 12 minutos frente a los 40 minutos que se tarda en la actualidad haciendo uso del metro.

Rahm Emanuel, alcalde de Chicago, anunciaba hace unas horas que sería la empresa de Musk la encarga de llevar a cabo la totalidad de este un proyecto que uniría el centro comercial Block 37 con el mencionado aeropuerto de O’Hare. De lo más llamativo, como ya ha ocurrido en los otros proyectos, no es solo la reducción del tiempo que supondría hacer uso de este sistema, sino también la gran frecuencia con la que cada vehículo saldrá de la estación, datos que ha facilitado el propio Emanuel:

Cada vehículo transportará hasta 16 pasajeros, más su equipaje, y saldrá de O'Hare y del Bloque 37 con una frecuencia cada 30 segundos. The Boring Company planea cobrar tarifas inferiores al requisito de [solicitud de propuestas] de que este servicio *premium* debería costar menos que los servicios actuales de taxi y viaje compartido. La compañía planea utilizar la estación subterránea inacabada en el Bloque 37 y crear una nueva estación en O'Hare. La ruta planificada va en línea recta hacia el noroeste desde el centro siguiendo los planos de la vía pública.

Reducida duración, reducido coste

Aunque no se ha revelado cuál es el precio que tendrá este servicio para los usuarios, recientemente fue Musk el que ofreció detalles de cómo la compañía planeaba dar estos servicios. En el caso de distancias relativamente cortas, como es el caso de los trayectos urbanos, se utilizará un vehículo bautizado como Loop y que alcanza una velocidad de 240 kilómetros por hora (el nombre del proyecto, a raíz de esto, es The Chicago Express Loop). Su coste por trayecto sería de un dólar, sensiblemente inferior a la mayoría de tarifas de los transportes públicos de las grandes ciudades.

Otro de los detalles que deja este proyecto es que The Boring Company financiará el mismo de manera completa, por lo que tendrá que buscar luego cómo obtener rédito de ello más allá de la simple venta de tickets. Los primeros datos apuntan a que parte de ello podría obtenerse de la venta de productos dentro del propio vehículo, en las estaciones o con la venta de ladrillos realizados a partir del producto extraído de las excavaciones. Otra opción es que Musk siga lanzando campañas como la del lanzallamas para recaudar dinero.