Waymo sigue llevando la batuta en el sector de los coches autónomos. La filial de Alphabet ha conseguido mantener el liderazgo en tecnología y pruebas con vehículos sin conductor. Ahora, su asociación con Fiat Chrysler ha alcanzado un nuevo nivel con un pedido de 62.000 minivans autónomas.

El anuncio sobre el aumento de la flota se une a las conversaciones entre las dos empresas que podrían dar pie a que el fabricante de automóviles empiece a vender coches autónomos con la tecnología de Waymo. Esto significa que, a pesar de que todavía hay que confirmar los planes y la puesta a punto, en un futuro no tan lejano el vehículo sin conductor de Fiat Chrysler podría ponerse a la venta.

"FCA [Fiat Chrysler Automobiles] se compromete a llevar la tecnología de conducción autónoma a nuestros clientes de una manera que sea segura, eficiente y realista", afirmó el gerente general de Fiat Chrysler, Sergio Marchionne, en un comunicado en el que añadió que las alianzas estratégicas como la de la empresa y Waymo ayudarán a llevar la tecnología innovadora a la vanguardia del sector.

Las entregas de las furgonetas empezarán a estar operativas a finales de este año y las 62.000 se unen a una flota ya existente de 600 vehículos de FCA habilitados con la tecnología de Waymo.

La noticia es un logro más para Waymo después de que empezara a transportar el pasado mes de marzo a los primeros pasajeros en sus vehículos sin conductor. En la ciudad de Phoenix, la empresa llevó la conducción autónoma a un nuevo nivel con los primeros viajes en la vía pública.

La filial de Alphabet es la empresa más avanzada en el sector, no solamente por el desarrollo de una tecnología autónoma eficaz, sino por las alianzas que ha conseguido. El ir un paso adelante también le ha valido el lanzamiento de un servicio de coches autónomos en Arizona con el que tiene autorización para ofrecer viajes y cobrar un precio por ellos.

El éxito de Waymo se contrapone a los problemas que está tenido Uber en el mismo ámbito. Después de un accidente mortal en uno de los coches sin conductor del servido de ride-hailing, se puso en duda la calidad de su tecnología. Según los primeros reportes, el software de Uber habría sido el causante del accidente.

Sin embargo, este mismo jueves 31 de mayo, el CEO de la compañía, Dara Khosrowshahi, ha afirmado que Uber y Waymo están en conversaciones para trabajar juntos en la tecnología de los vehículos autónomos. A pesar de que no se ha confirmado esta cooperación, el mero hecho de que sea una posibilidad es bastante importante. Hasta finales del año pasado, las dos compañías se encontraban en un intenso conflicto por el presunto robo de tecnología.

Las aguas se han calmado pero, de todas maneras, no deberá ser una decisión fácil para Waymo. Su liderazgo en el mercado de los coches sin conductor choca con la gestión de un servicio que ha traído más desgracias que buenas noticias. Al menos hasta ahora. Khosrowshahi parece estar decidido a hacer las cosas bien tras la salida de Travis Kalanick y una alianza con Waymo podría ser una buena manera de ponerse al nivel necesario para seguir fomentando el desarrollo de coches autónomos.