Austeridad en España: es hora de aflojar la soga. Ese es el titular de un llamativo artículo publicado en el último número de la prestigiosa revista médica The Lancet, en el que se pide el fin de los recortes en la sanidad española. El editorial advierte sobre el impacto de la crisis económica en el Sistema Nacional de Salud, que se ha ido deteriorando en la última década especialmente en relación "a la accesibilidad y a la disponibilidad". "El Gobierno del presidente Mariano Rajoy tiene la obligación de cumplir con el derecho a la salud", resalta la revista editada por el grupo Elsevier.

El editorial se basa en las conclusiones presentadas recientemente en tres informes diferentes realizados por Naciones Unidas, la Comisión Europea y Amnistía Internacional. "En 2010, el tiempo de espera promedio para la cirugía electiva fue de 65 días; en 2016, fue 115 días", ilustra el editorial, muy crítico con las medidas implementadas por el Real Decreto de 2012 que terminó con el acceso universal a la sanidad pública. "Los inmigrantes indocumentados fueron excluidos de todo excepto de la atención de emergencia básica, la atención prenatal y la atención pediátrica", sostiene The Lancet. La crítica de la revista, que ha abordado anteriormente el impacto de la crisis y los recortes sanitarios en España, coincide con la realizada tiempo atrás por la Organización Mundial de la Salud, que lamentó que "la austeridad europea" se hubiera olvidado de la salud pública.

La revista médica reconoce que la proporción del gasto en salud en el bolsillo de los españoles es superior a la media europea (24% frente al 15% en 2015). The Lancet también destaca que las repercusiones de la crisis financiera no siempre tienen por qué ser perjudiciales, ya que en ocasiones estos colapsos traen consigo el incremento de las conductas saludables —como caminar o andar en bicicleta, enumeran— y el abandono de hábitos de riesgo como el consumo de alcohol y de tabaco. No obstante, el editorial destaca la recuperación económica de España en los últimos tiempos, país que se mantiene a la cabeza en toda la Unión Europea en relación a la esperanza de vida. "Alcanzó los 83 años en 2015, frente a los 79,3 años logrados en 2000", admite la publicación, que incide en que los recortes podrían continuar afectando a la población durante un período de tiempo incierto.

"El verdadero impacto de la austeridad y las medidas de emergencia implementadas por el Gobierno podrían no quedar claras durante algún tiempo. Siguen vigentes en España hoy y siguen afectando a la población", lamenta en su editorial la revista. The Lancet termina su artículo pidiendo "liberar el control de las cadenas monetarias del país y las disposiciones de reforma del Real Decreto", poniendo fin a los recortes en materia sanitaria. La difusión de este editorial crítico ha coincidido con la publicación del manifiesto de científicos del Instituto de Salud Carlos III, el principal organismo de investigación biomédica en España. En su documento, los firmantes alertan de la parálisis en la ciencia de nuestro país que, en su opinión, repercutirá a medio plazo "en el tratamiento de enfermedades y la salud de la población".