El presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, confirmó que Mark Zuckerberg acudirá al Parlamento Europeo para dar explicaciones sobre el escándalo de Cambridge Analytica y el robo de datos a 87 millones de personas. De esta manera, se ponía fin al tira y afloja entre las eurodiputados que reclamaban la comparecencia del fundador de Facebook.

Sin embargo, las desavenencias siguen marcando la relación. La mayoría de líderes políticos en el Parlamento han exigido que el discurso, que tendrá lugar el próximo martes, se transmita en vivo y no a puerta cerrada como se estableció tras la confirmación de la visita.

El argumento principal se basa en que las reuniones de la Conferencia de Presidentes, de las que Zuckerberg formará parte la semana que viene, generalmente no se transmiten en vivo.

"El presidente del PE, Tajani, fue obligado por cinco de los ocho grupos políticos, que representan a la mayoría de los diputados al Parlamento Europeo, a abrir la reunión con #Zuckerberg mediante la transmisión de la audiencia", escribió el político europeo Guy Verhofstadt en su cuenta de Twitter.

Por su parte, Tajani debe todavía confirmar la solicitud, así como Facebook, que no se ha pronunciado al respecto. Mientras tanto, la petición en línea publicada este viernes ha alcanzado las 24.000 firmas en el momento de la publicación de este artículo.

Las presiones son muchas y parece ser que la Conferencia de Presidentes tiene pocas opciones para rechazar la petición de hacer pública la comparecencia del CEO de la red social. De esta manera, la pelota vuelve a estar en el campo de Facebook, específicamente de Mark Zuckerberg.

Desde que salió a la luz la investigación sobre Cambridge Analytica, el fundador de la plataforma se ha sentado frente al Senado y el Congreso de Estados Unidos para explicar las políticas de privacidad y cómo pudo haber tenido lugar el robo de datos masivo. Europa también reclamaba esas explicaciones, sobre todo después de que se demostrara que casi 3 millones de usuarios europeos también habían sido afectados por la empresa británica de análisis de datos.

Zuckerberg ha intentado dar largas a la invitación hasta que no ha podido seguir evitando los reclamos de los eurodiputados. No obstante, la compañía puede echarse para atrás y no aceptar las condiciones. El hecho de que el discurso se realice a puerta cerrada supondría un grave retroceso respecto a lo que se había conseguido hasta ahora.

Tras el robo masivo de datos, Facebook ha pasado por una grave crisis de confianza que nació con la campaña #DeleteFacebook y que ha acabado por poner en duda las prácticas y las políticas de la red social. El hecho de no haber sido lo suficientemente claro con el manejo de datos ha sido el principal reclamo de los usuarios. Si las explicaciones sobre estas medidas de privacidad no se hacen públicas, será complicado que Facebook recupere la confianza y que demuestre que ha aprendido la lección.

En el caso de Estados Unidos, el discurso y las respuestas de Zuckerberg a los legisladores y diputados se transmitieron en directo. Por el momento, no se ha confirmado si la cita con el Parlamento Europeo tendrá las mismas características pero, de no ser así, la crisis de la red social podría ahondarse, por lo menos en lo que respecta a los políticos y usuarios europeos.