Mark Zuckerberg se sentó frente al Senado y Congreso de Estados Unidos para responder ante el escándalo de Cambridge Analytica. Los datos de más de 87 millones de personas fueron robados por parte de la empresa británica para influir en las elecciones de Estados Unidos en 2016 y el caos puso de relieve el poder de la red social en la opinión pública. Por otro lado, el reto de la privacidad de datos provocó una crisis de confianza en la plataforma y muchos usuarios decidieron cerrar sus cuentas ante la falta de información sobre el manejo de datos personales.

El CEO y fundador de la empresa compareció durante horas para responder a las preguntas de los legisladores estadounidenses y ahora la Unión Europea reclama que Zuckerberg haga el mismo esfuerzo delante del Parlamento. Los eurodiputados han exigido este miércoles 18 de abril en Estrasburgo que el creador de la red social explique cómo la compañía garantiza la seguridad de los datos personales y cómo planea cumplir el Reglamento General de Protección de Datos (GDPR) que endurecerá las reglas en este ámbito a partir del próximo 25 de mayo.

De los 87 millones de víctimas por Cambridge Analytica, se calcula que 2.7 millones de europeos fueron afectados. En este contexto, los diputados del Parlamento Europeo (PE) esperan más explicaciones sobre cómo estos datos pudieron se utilizados de manera ilícita o con fines políticos. "Internet no es un lugar sin ley, las normas que se aplican en la vida real también tienen que respetarse en el mundo digital", afirmó la comisaria europea de Justicia, Věra Jourová, quien añadió que el caso de la empresa británica y Facebook muestra que "la protección de los datos personales puede tener un gran impacto en nuestra democracia y nuestras elecciones".

El nuevo reglamento que endurecerá la protección de datos en la Unión Europa obligará a todas las empresas que operen en el territorio, aunque su sede esté en otros países, a sujetarse a las nuevas leyes. Las compañías que no cumplan con las condiciones pueden enfrentar multas del 4% de su facturación total o 20 millones de euros. A pesar de que la GDPR estará vigente solamente en la Unión Europea, Mark Zuckerberg afirmó que aplicará la normativa en todo el mundo.

Es un buen comienzo para intentar devolver la confianza pero, al parecer, no es suficiente para que los eurodiputados se queden tranquilos. Helga Stevens, del grupo de los Conservadores y Reformistas Europeos, destacó la importancia de encontrar un punto medio entre la seguridad y la privacidad para que se pueda evitar el "abuso del espacio digital por parte de gigantes técnicos o por delincuentes".

Por otro lado, el eurodiputado francés Jean-Luc Schaffhauser puso el foco en la penalización que debería afrontar Facebook por la utilización de datos sin consentimiento y el peligroso modelo de negocio de la empresa.

Para la mayoría de los miembros del Parlamento, el punto clave fue la responsabilidad de la plataforma y cómo hacer frente a estas violaciones de datos en un futuro. En este contexto, reclamaron la presencia de Mark Zuckerberg para que dé más detalles sobre el caso y responda las dudas de los diputados. Esta es la única manera, según dieron a entender, para que se restablezca la confianza.

Más allá de las exigencias, también se puso de relieve la importancia que ha tenido el escándalo de Cambridge Analytica para crear conciencia sobre la protección de datos. Precisamente este punto ha sido el eje central de la Unión Europea con la nueva regulación con la que pretenden ponerse a la vanguardia en este aspecto y salvaguardar la privacidad de los usuarios.

Hasta el momento de la publicación de este artículo, Mark Zuckerberg no ha respondido a la petición del Parlamento Europeo.