El escándalo de Cambridge Analytica que vulneró los datos de 87 millones de personas ha abierto una brecha en Facebook. La información fue utilizada para influir en el resultado de las elecciones de Estados Unidos de 2016 y la investigación que sacó a la luz el caso no solamente puso de relieve el poder de la red social, sino sus medidas para proteger la privacidad de los usuarios.

Además de las varias denuncias, el Senado de Estados Unidos ha recibido al CEO y fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, para que dé explicaciones sobre cómo pudo haber tenido lugar esta violación de datos.

En su discurso, publicado el pasado lunes 9 de abril, Zuckerberg puso de relieve su responsabilidad en este caso. En el Senado, los discursos iniciales dieron un repaso a los hechos hasta ahora. El jefe del comité de comercio, John Thune, explicó que, a pesar de los esfuerzos por aumentar la seguridad, se ha puesto en peligro la información de muchos y ha surgido la preocupación sobre como funciona la red social. En este contexto, Thune destacó la necesidad de saber más acerca de las medidas que toma la plataforma y cómo pretenden responder a esta crisis de seguridad.

Estas son algunas de las claves de una comparecencia que ha durado alrededor de cinco horas, aunque esta ha sido la primera ronda de preguntas de los senadores que continuará mañana miércoles 11 de abril.

Mark Zuckerberg empezó su discurso diciendo que hay que hacer frente a los retos en cuanto a la democracia y seguridad. La plataforma ha tenido el poder para conectarse y crear comunidades aunque se ha podido hacer frente a las fake news, los discursos de odio y las condiciones para los desarrolladores.

Al igual que en el discurso publicado ayer, Mark Zuckerberg hizo hincapié en que fue un error y que es su responsabilidad tanto lo sucedido en el pasado como las soluciones para el futuro.

El jefe del Comité de Finanzas del Senado, Chuck Grassley, preguntó al fundador de Facebook si tenía conocimiento sobre más casos de violación de datos en el pasado. Zuckerberg resumió que están llevando a cabo investigaciones en torno a otras aplicaciones que podrían haber utilizado datos de manera ilícita, las cuáles serían bloqueadas de la plataforma.

El CEO añadió que informará en cuanto el equipo tenga más información sobre si hay más aplicaciones que han violado las políticas.

Por otro lado, Zuckerberg enfatizó la necesidad de que la compañía sea más proactiva en el futuro. Otra de las preguntas estuvo enfocada en por qué los usuarios no tienen toda la información sobre el manejo de sus datos. Al respecto, el CEO de la plataforma explicó que no puede controlar quien lee o no los términos de privacidad y que, si éstos son largos y con detalles, probablemente se reducirá el número de personas que los lean.

Un "cambio filosófico" y Cambridge Analytica

Thune volvió a tomar la palabra para poner de relieve que Facebook ha tenido problemas desde el principio, algo que Zuckerberg ha confirmado pero también ha resultado que construir una empresa de cero supone también cometer errores.

Además, añadió que la compañía está pasando por un "cambio filosófico más amplio de cómo vemos nuestra responsabilidad" y que no es suficiente solamente construir las herramientas, sino que es necesario asegurarse de que se usen siempre.

Este ejemplo es especialmente importante después del escándalo de Cambridge Analytica. El fundador de la red social respondió a la pregunta sobre por qué no se bloqueó la aplicación en su momento. En este punto, apuntó a que Facebook pidió a la empresa británica que eliminara todos los datos tras cambiar las políticas de protección de datos. Presuntamente, Cambridge Analytica los eliminó aunque la investigación posterior anunció que no fue así. Mark Zuckerberg explicó que su error fue confiar en la palabra de la empresa y no dar un seguimiento.

Una de las revelaciones más importantes sobre este tema fue que el robo de datos con la aplicación de Kogan fue más allá de Cambridge Analytica y citó a empresas como Eunoia, aunque también otras pudieron haber tenido acceso a los datos.

La senadora Maria Cantwell puso el foco en si los trabajadores de Facebook trabajaron directamente con Cambridge Analytica durante la campaña de Trump. Zuckerberg se comprometió a averiguar si realmente pudo haber sucedido.

Posteriormente, el CEO tuvo que hacer frente a la pregunta de cómo tantos millones de personas pudieron ser afectados por Cambridge Analytica si solamente 300 se descargaron la aplicación que desencadenó el robo de datos.

En ese momento, Zuckerberg recordó que no se violó la orden de consentimiento que daban los usuarios y que fue posteriormente modificada. A pesar de que reconoció que fue un fallo de la compañía, también recordó que quien se descargó la app aceptó los términos y condicones.

Los anunciantes y el manejo de los datos

Otro de los puntos discutidos en el Senado se ha centrado en la posibilidad de crear un servicio de pago para aquellos usuarios que no quieran compartir sus datos ni ver publicidad. Al respecto, Zuckerberg insistió en que Facebook siempre será gratuito para que cualquier persona el mundo pueda formar parte de la comunidad.

Sobre cómo la compañía logra beneficios, el CEO señaló que tienen anuncios.

En este contexto, añadió que la empresa no vende los datos a los anunciantes y que la estrategia está basada en proporcionar información sobre los comportamientos de los usuarios para fines publicitarios.

La importancia de la privacidad

El senador Richard J. Durbin, demócrata de Illinois, empezó este tema preguntando a Zuckerberg si daría el nombre del hotel en el que se hospeda, a lo que Zuckerberg respondió que no. Con esta pregunta, el senador quería poner el foco en la importancia de la privacidad.

Los otros miembros del Senado ampliaron las preocupaciones en torno a la seguridad y la privacidad preguntando si los usuarios tienen conocimiento de todo lo que ocurre con su información.

Respecto a la seguridad de la plataforma, el CEO de Facebook dijo que lo es y que la prueba es que tanto él como su familia y seres queridos los utilizan siempre y que, si no fuera seguro, no sería así.

Más tarde, añadió que no tienen información sobre el registro de las llamadas ni ningún otro elemento de los dispositivos de los usuarios. Esta idea fue definida por Zuckerberg con una teoría de la conspiración.

Sin embargo, Zuckerberg sí admitió un hackeo a Facebook en 2013, aunque afirmó que no fue nada grave y que no se pusieron en peligro datos personales.

El conflicto en Myanmar

El pasado 4 de abril, una investigación apuntó a que se utilizó Facebook por parte del partido radical de Myanmar para generar odio contra la población rohingya. El senador Patrick Leahy tocó el tema para destacar el papel de la plataforma en este conflicto.

"Lo que está sucediendo en Myanmar es una terrible tragedia y tenemos que hacer más", comenzó Zuckerberg y Leahy le interrumpió para hacer énfasis en el problema. El CEO de Facebook añadió que la compañía está contratando más revisores de contenido en birmano para que se eliminen aquellas publicaciones de odio.

"Estamos contratando a más personas que hablan más idiomas, trabajando con grupos de la sociedad civil para identificar a los líderes de incitación al odio y realizando cambios en los productos para algunos países", resumió.

Russiagate

Mark Zuckerberg, confirmó que el equipo de Robert Mueller, el asesor especial para investigar la injerencia rusa, entrevistó al personal de Facebook para saber más sobre las actividades del Kremlin en la campaña de 2016 en Estados Unidos.

Sin embargo, aclaró que él no fue entrevistado personalmente y que no está seguro de que hayan más citaciones para saber más acerca de la polémica.

Asimismo, admitió que los esfuerzos por detener la injerencia rusa fueron lentos y que este hecho es uno de los mayores remordimientos de Zuckerberg. Para tomar las medidas necesarias en este momento, el CEO de Facebook explicó que están rastreando páginas y perfiles rusos en tiempo real. "Hay personas en Rusia cuyo trabajo es explotar nuestros sistemas", agregó Zuckerberg, "esta es una carrera armamentista".

Adicionalmente, se han desplegado herramienta basadas en inteligencia artificial para detectar actividad maliciosas en países como Estados Unidos, Francia e Italia, con el objetivo de que se puedan llevar a cabo elecciones sin intromisiones.

¿Posible regulación?

A pesar de que Facebook tiene muchas virtudes, John Thune alertó de que la plataforma también puede ser utilizada de formas negativas. El caso de Cambridge Analytica ha sido el mejor ejemplo y otras personas podrían usar Facebook para manipular la información.

La regulación de empresas tecnológicas como Facebook podría ser una de las estrategias para evitar futuros casos. Mark Zuckerberg no negó la posibilidad de crear leyes que gestionen de una manera más específica la red social como respuesta a si Facebook tiene demasiado poder en sus manos.

Sin embargo, Zuckerberg destacó que desde la empresa son responsables del contenido, pero no de las personas que lo producen.

El problema de la discriminación

El senador Cory Brooker se centró en la discriminación en la plataforma y en cómo la publicidad puede potenciar este problema. El político subrayó cómo la orientación de anuncios de Facebook ha sido utilizada para publicar anuncios discriminatorios, violando así la legislación de derechos civiles, a pesar de la promesa de Facebook de acabar con estas prácticas.

En este sentido, añadió que hay que tener en cuenta que muchas medidas que se utilizaron con Cambridge Analytica no funcionaron y en este ámbito sucede lo mismo. Como respuesta, Zuckerberg repitió la necesidad de ser más proactivo y de tomar medidas más específicas.

Por otro lado, la duda sobre si las autoridades utilizan Facebook para controlar a grupos civiles contrarios a sus intereses, Zuckerberg aclaró que solamente se puede proporcionar información sobre este tipo de grupos con una citación o autorización judicial.