Travis Kalanick es una de las personas más polémicas de los últimos tiempos, poniendo al que fuera CEO de Uber en el centro de todas las miradas de manera constante. La situación de inestabilidad a la que condujo a la empresa terminó con su salida de la misma el pasado mes de junio y ahora, unos meses después, anuncia que vuelve al camino del emprendimiento.

No será en ningún campo, a priori, que guarde relación con Uber, donde todavía tiene acciones (aunque quiso deshacerse de buena parte de ellas hace poco). Kalanick ha anunciado a través de su cuenta de Twitter una nueva compañía llamada 10100 –leído "diez cien"–, lugar que será ahora la casa para sus "pasiones, inversiones, ideas y grandes apuestas". Aunque no se concreta nada al detalle, deja entrever que China e India serán dos de los principales campos de acción, donde se espera crear trabajo a gran escala con inversiones inmobiliarias o en comercio electrónico.

La firma no solo se limitará al mundo de los negocios, sino que en este primer texto también se muestra un abierto –si bien vago– compromiso con otras tareas no lucrativas. Según se relata, estas estarán enfocadas en "educación y el futuro de las ciudades".

Vuelta a la vida pública

Kalanick vuelve así a la vida pública del sector de los negocios, un panorama donde fue protagonista durante su última etapa al frente de Uber por sus constantes desatinos, los cuales derivaron hacia su mencionada salida. Ciertamente, este era un paso que, más tarde o más temprano, era de esperar por una persona con la experiencia y el bagaje que tiene él en este ámbito.

Ahora queda por ver si, de nuevo, la polémica le persigue en esta nueva etapa o, por el contrario, la actitud que hemos podido ver en anteriores ocasiones ha quedado ya suprimida del comportamiento de Kalanick. Donde aún sigue presente, a buen seguro, es en la mente de los empleados y junta directa de Uber.

Encabezada en estos momentos por el antiguo CEO de Expedia, Dara Khosrowshahi, Uber parece haber encauzado sus pasos en varias direcciones y, especialmente, conseguido lavar su imagen de cara al público. Queda mucho por hacer y por ver en el campo del transporte bajo demanda, cada vez más competitivo, pero eso será ya lejos de la sombra de Kalanick.