Sheryl Sandberg ha querido dar una lección a los empresarios que se encontraban en la Conferencia de tecnología, medios y telecomunicaciones de Morgan Stanley celebrada este miércoles 28 de febrero. La directora operativa de Facebook (COO) ha hablado junto con el gerente de finanzas de la plataforma, Dave Wehner, sobre los ingresos de la compañía durante 2017 y los últimos cambios en el News Feed. Sin embargo, en una sala donde se encontraba una mayoría de hombres, Sandberg aprovechó para hablar sobre el movimiento #MeToo, sus riesgos y cómo los hombres podrían ayudar a cambiar la situación.

Su primer consejo fue tajante: los hombres deben ser mejores mentores para las mujeres. #MeToo, el movimiento surgido tras los escándalos de acoso sexual por parte de Harvey Weinstein y dentro de la industria del cine, ha sido un buen comienzo según la ejecutiva, aunque también alertó sobre un problema nacido a raíz de las acusaciones. Muchos hombres han acabado evitando a las mujeres.

Sandberg citó un informe de su organización Lead In y afirmó que ahora es menos probable que los hombres asistan a reuniones o que viajen con mujeres por miedo a quedarse a solas con ellas. "No acosarnos es importante, pero básico", señaló la COO.

Necesitamos más. Necesitamos la misma cantidad de tiempo y atención para las mujeres en los roles que necesitan.

Una de las maneras de impulsar este cambio, según Sandberg, es conseguir que los ejecutivos y los inversores estén más dispuestos a guiar a las trabajadoras. La ejecutiva recomendó a los hombres al frente de empresas que estén más comprometidos para marcar la diferencia.

Además de asegurar que el acceso sea el mismo, con este cambio se pueden obtener "mejores rendimientos de sus propias empresas y de las que invierte, aproveche este momento y ayúdenos a todos a dar el ejemplo".

Estas declaraciones pueden parecer obvias para algunos o algo polémicas para otros pero lo realmente importante de la conferencia es que una ejecutiva de Facebook en Silicon Valley ha conseguido identificar delante de un público con poder empresarial, económico y en su mayoría masculino, uno de los principales problemas que acaban fomentando el machismo, la desigualdad de género y la brecha salarial.

El mensaje ha sido, al menos, escuchado.

Sheryl Sandberg explicó el pasado mes de diciembre que ella misma ha sido víctima de acoso sexual, aunque específico que no fueron provocados por una persona para la que trabajaba. La COO citó comportamientos como "una mano en mi pierna debajo de la mesa en una reunión" y añadió que ha vivido situaciones en las que hombres "ofrecen 'consejos de carrera' y luego sugieren que podrían compartirlo conmigo a altas horas de la noche".

2017: un año intenso y de cambios

El pasado mes de enero, Mark Zuckerberg anunció cambios en el algoritmo para dar preferencia a los contenidos de los amigos en el News Feed. En lugar de priorizar noticias o vídeos virales, la plataforma daría importancia a lo que han publicado los amigos o familiares de los usuarios. El creador de la red social aclaró en una publicación que a medida que se vaya lanzado esta nueva característica, el "contenido que verás se ajustará más al de tus amigos y personas importantes que fomentan las interacciones significativas entre personas".

En un estudio publicado anteriormente se habló sobre los efectos secundarios de utilizar mucho las redes sociales, las cuáles pueden provocar episodios relacionados con la depresión o el aislamiento.

Sheryl Sandberg está de acuerdo con los resultados de estas investigaciones: "Lo que muestran los datos es que no todas las interacciones en las redes sociales son buenas para las personas en términos de bienestar psicológico".

Estos nuevos cambios han traído, sin embargo, problemas de más. Algunos analistas publicaron en The New York Times que esta modificación en el algoritmo podría beneficiar a las noticias falsas, las cuáles suelen ser más propensas a propagarse por parte de los usuarios. Las noticias veraces, en cambio, quedan apartadas en la pestaña de "Explorar".

La directora operativa de Facebook respondió a este estudio afirmando que se siguen tomando medidas para evitar las fake news. Apuntó que la mayoría de noticias falsas están motivadas por cuestiones económicas y no por ideología política, por lo que "lo más importante que podemos hacer es buscar los incentivos económicos".

Las noticias falsas han sido durante 2017 uno de los retos más importantes para Facebook. El problema llegó a su punto más álgido después de que se descubriera la injerencia rusa en las elecciones de Estados Unidos de 2016 a través de las redes sociales.

La red social acudió al Congreso junto con otras plataformas como Twitter para dar detalles sobre sus políticas y para arrojar luz sobre este escándalo que ha salpicado a otros países como Reino Unido durante la votación del Brexit.

"Decir que 2017 fue un año desafiante se siente un poco subestimado desde donde nos sentamos", reconoció Sandberg, quien añadió que, a pesar de los cambios en la plataforma, este año tiene pinta de ser igual de complicado que el anterior.