"Bio:renew Herbal Essences devuelve la vida a tu pelo". Con ese llamativo eslogan la multinacional Procter & Gamble (P&G) promociona la nueva línea de champús de Herbal Essences, la firma conocida por un anuncio en el que una mujer simulaba un orgasmo mientras se duchaba. Sus productos para el cabello, comercializados por la misma compañía propietaria de marcas como Pantene, Wella Professional o H&S, están siendo promocionados asegurando que cuentan con un "0% de gluten".

¿El problema? Que con esta estrategia publicitaria, la empresa —que no ha respondido a las preguntas realizadas por Hipertextual— se suma a la absurda cruzada contra el gluten que solo sirve para tomarnos el pelo. Así lo aseguran los expertos consultados por este medio, que rechazan la necesidad de que las personas celíacas y las que no están afectadas por este problema de salud necesiten un champú sin gluten.

¿Champú sin gluten? "Es absurdo seas o no celíaco"

La Federación de Asociaciones de Celíacos de España (FACE) expresa su preocupación porque este tipo de mensajes "lo único que hacen es banalizar la enfermedad". "Realmente quien come sin gluten lo hace porque tiene una patología crónica por la que, cuando lo ingiere, su organismo se daña a sí mismo", afirma una fuente de la entidad, que agrupa a más de 20.000 celiacos en España.

"Es absurdo poner 'sin gluten' en un champú seas o no celíaco. No tiene ningún sentido", asegura una portavoz. FACE señala a Hipertextual que están "en contacto con una marca de productos porque han lanzado una campaña de champú y está etiquetado como sin gluten, para ver si consiguen que retiren ese mensaje", aunque no especifican si se trata de Herbal Essences o de alguna otra firma. Antes de la línea promocionada por P&G, otras empresas como la japonesa Shiseido o la francesa L'Oréal también habían lanzado al mercado productos de cosmética e higiene personal sin gluten.

crema
Fuente: Pxhere

Lo que sí reitera la Federación es que "el gluten solo afecta con la ingesta" y que, por tanto, "a un celiaco no le va a dar reacción un producto con gluten si no lo consume". "No hay problema con el contacto", sostiene la fuente consultada. Según la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, la enfermedad celíaca "es una afección causada por el daño al revestimiento del intestino delgado", un problema producido por el consumo de gluten, un término que hace referencia a determinadas proteínas que se encuentran en el trigo, la cebada, el centeno y la avena.

Los celíacos tienen problemas al ingerir gluten

"No tiene ningún sentido para no celíacos. Y, hablando de cremas que contengan avena, por ejemplo, u otros cereales, tampoco está demostrado que sean perjudiciales para celíacos", comenta a Hipertextual Rosa Taberner, médica adjunta en el Servicio de Dermatología del Hospital Son Llàtzer de Palma de Mallorca, miembro de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV) y autora del blog Dermapixel.

Su opinión coincide con la publicada hace algún tiempo en su blog por la también dermatóloga María José Alonso. La especialista señalaba que "los productos para la piel que contienen gluten no son un problema a menos que accidentalmente te los tragues". Alonso recomendaba a los celíacos no usar "estos productos en los labios o alrededor de la boca, ni productos dentales que contengan gluten, tales como enjuagues bucales y pastas".

Según un artículo publicado en Journal of the Academy of Nutrition and Dietetics en 2012 "no hay informes en la literatura científica sobre el contenido en gluten en cosméticos hechos con ingredientes derivados del trigo, la cebada o el centeno". "Tampoco han sido publicados estudios que indiquen la naturaleza nociva de los cosméticos que presenten ingredientes derivados" de los cereales mencionados, afirmaban los autores del trabajo.

"Sin gluten" o cómo banalizar una enfermedad

La celiaquía, el trastorno relacionado con el gluten, se debe a unas proteínas denominadas prolaminas, presentes en el trigo, la avena, la cebada y el centeno (TACC) y en sus productos derivados. En función del cereal a partir del que procedan reciben diversos nombres; así, hablaremos de gliadina si viene del trigo, avenina en la avena, hordeína para la cebada y secalina en el centeno. En todos los casos se trata de proteínas que no se absorben a través de la piel, sino mediante la ingestión, a través de la cual llegan al intestino y dañan las paredes, afectando al proceso de absorción de nutrientes.

"No tiene fundamento alguno", señala por correo Fernando Gomollón García ante las preguntas de Hipertextual sobre su opinión del champú sin gluten de Herbal Essences. "La enfermedad celíaca se produce en relación al gluten ingerido por vía oral. Las enfermedades dermatológicas relacionada con el gluten, básicamente la dermatitis herpetiforme (que en realidad es una variante de la enfermedad celíaca) se producen, también, en relación con el gluten ingerido y no con el contacto con el gluten", explica el gastroenterólogo del Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa de Zaragoza y miembro de la Asociación Española de Gastroenterología.

En palabras de Gomollón, "básicamente se confunden los mecanismos con una reacción alérgica, que no es el tipo de alteración inmunológica que se da en la enfermedad celíaca (ni en la sensibilidad al gluten)". La celiaquía es una enfermedad mediada por el sistema inmunitario y provocada por el gluten y las prolaminas de los cereales antes mencionados.

La enfermedad celíaca no consiste, como parece difundir la publicidad del champú de Herbal Essences, en una alergia. Este segundo problema de salud ocurre por culpa de una reacción exagerada de nuestro organismo y, en particular, de las defensas ante la presencia de una sustancia que se ingiere (como los alimentos), se inhala (polen) o se toca (látex, por ejemplo). "En mi opinión, este tipo de acciones publicitarias son negativas porque contribuyen a crear mitos en torno al gluten, que solo pueden tener consecuencias socialmente negativas", zanja el facultativo.