Las elecciones de Estados Unidos de 2016 estuvieron llenas de imprevistos e intentos de injerencia. El Russiagate y las noticias falsas pusieron en el punto de mira una estrategia para influir en la opinión pública. Ahora, el robo de datos de 50 millones de personas por parte de Cambridge Analytica para favorecer la campaña de Donald Trump ha encendido todas las alarmas. Si ponemos en contexto estos esfuerzos para desestabilizar los comicios, México tiene todas las cartas para convertirse en el siguiente objetivo.

El país, a través de la plataforma Verificado2018 y Facebook, ya ha puesto en marcha un plan para frenar el auge de las noticias falsas a pocos días de que se inicien las campañas. Sin embargo, México también pudo haber sido otro de los países en los que Cambridge Analytica podría haber llegado a operar.

Así lo ha confirmado el fundador y CEO de la app Pig.gi, Joel Phillips. La compañía tiene 1.2 millones de usuarios en México y en Colombia, donde ofrece a sus clientes tiempo gratuito de uso y datos a cambio de ver anuncios y completar encuestas. A través de esta app, Cambridge esperaba poder extraer datos para utilizarlos en las elecciones presidenciales de México, que tendrán lugar el próximo 1 de julio.

Las intenciones de la empresa de análisis datos en el país salieron a la luz en la grabación oculta de Channel 4, la cual provocó la suspensión del CEO de Cambridge, Alexander Nix. En la grabación, el antiguo CEO explicó cómo la empresa ha utilizado mecanismos como el soborno, el chantaje o campañas de desinformación para influir en elecciones de países como Kenia, Nigeria o Argentina.

México fue otro de los países a los que intentaron llegar. Como consecuencia, Pig.gi ha puesto fin a sus relaciones con Cambridge Analytica por miedo a las actividades de la empresa en un futuro. "A la luz de las recientes acusaciones, hemos tomado medidas para terminar formal y completamente cualquier tipo de relación comercial con ellos", afirmó Joel Phillips para Bloomberg, y añadió:

Es obvio que si pudiéramos mirar hacia atrás y ver cómo esto iba a evolucionar, habríamos dicho 'no, es probable que estas no sean las mejores personas de las cuales recibir dinero'.

El acuerdo entre Pig.gi y Cambridge Analytica ha sido finiquitado a causa del escándalo que ha provocado la dimisión del jefe de seguridad de Facebook, Alex Stamos, y una demanda en contra de la plataforma y de la empresa acusada de robar los datos. A pesar de que Pig.gi afirmó que nunca trabajó en una campaña política con Cambridge, sí admitió que compartió los resultados de dos encuestas electorales aunque estos fueron enviados a varios socios, no solamente a la empresa que está ahora en el punto de mira.

Antes de que todo el escándalo de Cambridge y Facebook saliera a la luz, la empresa afirmó que estaba buscando a un candidato presidencial en México para unirse a su campaña. Asimismo, buscaba extraer datos de Pig.gi para ayudar al candidato y cliente de la compañía, cuyo nombre nunca fue revelado.

Su plan acaba de irse al traste después de que Pig.gi decidiera cortar la relación con la compañía de análisis de datos. No sabemos, sin embargo, si algún partido político pudo haber solicitado los servicios de Cambridge. Lorenzo Córdova, consejero presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), ha señalado que no ha tenido conocimiento de que la empresa haya operando en el país.

"Probablemente tenían muchas ambiciones para hacer muchas cosas, pero hasta donde sé, no sé si alguna vez se materializó", concluyó el CEO de Pig.gi y subrayó que ningún dato personal de ningún mexicano ha llegado a estar en manos de Cambridge Analytica.

No hay evidencias, al menos por el momento, de que la compañía haya tenido acceso a datos personales de mexicanos o que haya tenido vínculos con partidos políticos en el país. Sin embargo, el fin de las relaciones con Pig.gi muestra el peligro de una nueva operación para influir en otras elecciones presidenciales. Las prácticas utilizadas por Cambridge Analytica ya no son un secreto.