El escándalo de Cambridge Analytica parece haberse cobrado su primera baja, según el New York Times, Alex Stamos, director de seguridad de Facebook ha renunciado a la compañía por desacuerdos en la forma en esta debería abordar los problemas de desinformación por medio de la red social.

El artículo sugiere que Stamos causó molestias internas al presionar hacia una forma mucho más agresiva de investigar y revelar el papel que tuvo Facebook en la distribución de noticias falsas y desinformación por parte de Rusia durante la campaña presidencial de 2016 en la que ganó Donald Trump.

https://hipertextual.com/2018/03/trama-cambridge

Stamos, supuestamente, inició su salida de la compañía en diciembre de 2017 pero fue convencido de quedarse hasta agosto para evitar un efecto negativo en la percepción pública de la compañía.

La noticia y posterior escándalo de Cambridge Analytica, la forma en que Facebook ha permitido el uso de datos e información de usuarios y el efecto conseguido parece haber sido motivo para que Alex Stamos decidiera adelantar definitivamente su salida.

De confirmarse la noticia, esta sería la primera persona de alto perfil dentro de Facebook que deja la compañía. Aún así Stamos ha publicado un tweet donde dice seguir en su puesto de trabajo aunque "más enfocado en temas de amenazas emergentes y la seguridad en elecciones"

Después del tuit antes mencionado Nicole Perlroth, periodista del New York Times, confirmó que Stamos definitivamente dejará supuesto en agosto, que su rol dentro de la red social ha sido limitado a administrar un pequeño equipo de personas en San Francisco y hacer la transición de responsabilidades a Guy Rosen y Pedro Canahuati.

Stamos es, irónicamente, usuario activo en Twitter y durante el fin de semana publicó algunas opiniones sobre el tema de Cambridge Analytica que horas más tarde eliminó.

De altos principios y respetado por la comunidad

Stamos es una figura de mucha reputación dentro del mundo de la seguridad informática. Frecuente en eventos, su presencia en Facebook le daba a la red social la imagen de que tomaba muy en serio la privacidad de datos de sus usuarios.

Una de las claves de su buena reputación es cómo, a lo largo de los años, ha mantenido sus principios sobre la responsabilidad que hay detrás de la seguridad y la privacidad. Años atrás renunció de Yahoo al descubrir un programa secreto que permitía que gobiernos tuvieran acceso a buscar entre todos los emails de todos los usuarios de la compañía.