Flores, bombones y corazones. El día de San Valentín es uno de los más románticos para muchas personas pero, para poder celebrar el amor, también hay que hablar de todas sus variantes. Si algo nos ha demostrado la experiencia es que no es oro todo lo que reluce y que, a pesar de las flores y los corazones, para muchas mujeres la procesión va por dentro. México es uno de los países que más celebra esta tradición, pero también es el que cuenta con unas cifras de violencia de género espeluznantes: el 66.1% de las mujeres mexicanas han sufrido alguna vez en su vida agresiones de tipo sexual, física, laboral y emocional, informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

La violencia machista no es un caso extraordinario en el país y, para resaltar la necesidad de combatirlo, la organización mexicana Luchadoras ha puesto de relieve la importancia de valorarse a una misma. "Tú eres el amor de tu vida" ha sido el lema para destacar la necesidad de acabar con ciertos comportamientos en algunas relaciones que deben saltar las alarmas. "Si te pide que pases por alto microagresiones, si te pide que cambies o si no reconoce tu hermosura", expone la organización en un post en su página web, y añadió que en estos casos se corre el peligro de dejar de amarse a una misma para perseguir una idea del amor que acaba siendo motivo de dolor y sufrimiento.

Para dar fuerza a esta idea, Luchadoras ha invitado a la ilustradora Mar Maremoto para que plasme en el papel muchos de estos sentimientos. En sus dibujos, Maremoto explica cómo de pequeña le enseñaron una idea del amor eterno que es completamente falso y que, en realidad, "no es como nos lo pintaron". Además, la ilustradora destaca que nuestra capacidad para amar depende nosotras mismas y lo compara con un jardín en el que tu familia y sociedad se encarga de plantar ahí lo que creen que es mejor pero, finalmente, cada una es responsable de cortar o de dejar crecer lo que creamos correcto.

Las consideraciones de Maremoto son igualmente válidas para los hombres, aunque la ilustradora ha determinado en su obra muchas de las formas de vida y comportamientos sociales que inculcan y enseñan a las mujeres, las cuáles han acabado siendo un grupo vulnerable en países como México.

Luchadoras

Además de la violencia física, México afronta un reto importante por los altos índices de acoso digital. Más de 9 millones de mujeres mayores de 12 años han sido víctima de acoso en medios digitales, según los datos de INEGI. Las amenazas de muerte o actos discriminatorios son algunas de las prácticas en redes sociales, blogs o chats.

Según el informe de Luchadoras La violencia en línea contra las mujeres en México, las mujeres más vulnerables a este tipo de acoso suelen tener entre 20 y 29 de edad y trabajan como defensoras de derechos humanos o periodistas. Es difícil olvidar, en este contexto, el caso de la periodista Andrea Noel, quien caminaba en marzo de 2016 por un barrio de la Ciudad de México y un hombre le bajó la ropa interior en medio de la calle. Noel pidió las grabaciones de los edificios de alrededor y las colgó en redes sociales para intentar identificar al culpable de la agresión.

La periodista recibió mensajes de apoyo, pero esta mala experiencia fue el principio de una peor al empezar a recibir contestaciones en la que la llamaban "puta" por llevar falda, insultos y amenazas de muerte. Andrea Noel fue acosada en su domicilio y decidió abandonar México por el peligro que corría.

Al igual que Noel, otras 9 millones de mujeres han pasado por situaciones parecidas. Según el estudio, el 23.7% de las víctimas son atacadas con virus o spam, el 13.8% con contenido multimedia y el 13.5% con llamadas telefónicas, además de otras maneras como la suplantación de identidad, el registro en sitios web o la recepción de mensajes.

El mensaje de Luchadores y de la ilustradora Mar Maremoto es especialmente importante si tenemos en cuenta que el acoso digital puede estar estrechamente ligado con las relaciones personales. Aunque en la mayoría de los casos los agresores digitales son desconocidos, en otras ocasiones las personas responsables son conocidos de la víctima como amigos, parejas o ex parejas.

El Gobierno mexicano no cuenta por el momento con leyes específicas para combatir el ciberacoso contra las mujeres. Por ello, las recomendaciones de organizaciones como Luchadoras son importantes para intentar hacer frente a estas prácticas. No permitir que personas conocidas cuenten con material íntimo de la persona, no publicar imágenes sensibles en redes sociales, proteger los dispositivos con contraseñas y hacer capturas de pantalla del agresor son algunos de los consejos del colectivo.

Sin embargo, las ilustraciones intentan destacar que, más allá de tomar precauciones y de intentar combatir el ciberacoso y la violencia contra las mujeres, todo empieza por el amor propio y la convicción de que solo nos necesitamos a nosotros mismos para ser felices. Porque, más allá de las buenas relaciones y de lo bonito que es el amor, "tú eres el amor de tu vida".

Luchadoras