El pasado mes de abril de 2017, Robert Godwin Sr. fue asesinado en Cleveland por Steve Stephens, quien grabó la muerte del hombre de 74 años. Horas antes, había manifestado en directo su intención de asesinar, pero nadie lo reportó y pasó desapercibido para Facebook. Lo mismo pasó con la transmisión de la muerte de Godwin y con el vídeo en el que el asesino confesaba el delito. Para cuando la red social identificó las grabaciones, éstas ya llevaban horas circulando en la red.

Meses después del asesinato que provocó una ola de críticas a la red social, la familia de Robert Godwin Sr. ha demandado a Facebook por negligencia, falta de advertencia y muerte injusta. La denuncia, presentada el 19 de enero, afirma que la compañía actuó de manera "intencional, deliberada, maliciosa, de mala fe, y con imprudente desprecio por el derecho del Sr. Godwin". Los familiares apuntan a que Facebook debió haber detectado el vídeo de Steve Stephens cuando manifestó sus intenciones de matar y también debió haber llamado a la policía para evitar el tiroteo que finalmente tuvo lugar.

Por otro lado, los demandantes argumentan que la red social conoce los comportamientos y las intenciones de los usuarios y cuenta con las herramientas suficientes para identificar este tipo de conductas, por lo que tenía la obligación de notificar a las autoridades cuando el asesino empezó a hacer amenazas violentas.

Por su parte, Facebook señaló que no fue informado de los vídeos hasta que se había cometido el asesinato y que, en el momento en el que se dieron cuenta del delito, eliminaron el contenido de la red social. En ese momento, Mark Zuckerberg envió un comunicado explicando la situación y añadieron que harían todo lo posible para evitar que estas tragedias vuelvan a producirse.

Natalie Naugle, asesora general asociada de Facebook, afirmó para Fox 8 que la compañía busca que las personas se sientan seguras utilizando la plataforma y que cuentan con políticas que prohíben "las amenazas directas, los ataques, las amenazas graves de daños a la seguridad pública y personal y otras actividades delictivas", y añadió:

Brindamos herramientas a las personas para informar sobre el contenido que infringe nuestras políticas y tomamos medidas rápidas para eliminar el contenido infractor cuando nos lo informan. Nos solidarizamos con la familia de la víctima, que sufrió una pérdida tan trágica y sin sentido.

Después del asesinato de Robert Godwin Sr. y de otros casos parecidos, Facebook contrató a 3.000 personas para agilizar los procesos en los que se informan sobre vídeos que incluyen asesinatos u otros delitos como el acoso o la pornografía infantil.

👇 Más en Hipertextual