Ya es por todos sabido que los procesos de regrabación y reescritura de Star Wars: Rogue One llevaron a que múltiples planos y escenas que pudimos ver en distintos tráilers no terminaran en la versión final de la película y, entre otras cosas, el desenlace final cambió sobremanera en las reescrituras de guión. Para más inri, avisando ya de los spoilers sobre el final de la cinta, Gareth Edwards ha declarado recientemente que una de las escenas más icónicas de Rogue One fue grabada a última hora.

Más concretamente, esa escena que nos presenta al Darth Vader más amenazador y agresivo de toda la saga en la que vemos cómo acaba con multitud de soldados rebeldes a golpe de sable láser y estrangulamientos mientras busca recuperar los planos de la Estrella de la Muerte estuvo a punto de no existir. Tal y como su director, Gareth Edwards confirmó a WIRED, añadir una última escena icónica para el que es uno de los pilares de Star Wars y cerrar de esa forma su participación en el filme se convirtió en prioridad a solo cuatro meses del estreno en cines de la película. Normalmente, las superproducciones de este tipo suelen terminar las grabaciones y empezar la postproducción alrededor de 8-10 meses antes de su estreno.

Así, tras la concepción de la idea y la organización de la escena, Edwards y su equipo recibieron el visto bueno de Kathleen Kennedy, productora de la saga y figura principal dentro de la nueva Star Wars, y se pusieron a trabajar en la que, a la postre, se ha convertido en una de las escenas más impactantes y memorables de Star Wars: Rogue One. Una de tantas curiosidades relacionadas con este primer spin-off cinematográfico.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.