josewolff

En México, sus habitantes calculan la economía de su país a través del precio de las tortillas de maíz. Si sube el precio de este producto básico en la alimentación de los mexicanos es que algo anda mal.

Lo que cueste un kilo de tortillas determina para los habitantes de la República una subida en la inflación del país o un decrecimiento de su economía.

En el mes de enero, este alimento decretará el estado de alarma para la economía de muchos hogares mexicanos. El gasolinazo, que determina una subida del petróleo hasta del 20%, provocará una inflación del 6% en México, según las previsiones de BBVA Bancomer y el Banco de México para este año 2017.

La cuesta de enero la sufren todos los habitantes del mundo. Después de un diciembre lleno de regalos y de excesos, los Reyes Magos ponen fin a unas vacaciones con un gasto superior al normal. Si para todos el primer mes del año es el más temido económicamente, en México, este enero de 2017, lo será especialmente.

Los bienes y servicios sufrirán un aumento significativo, que irá subiendo gradualmente hasta diciembre de este año. En la primera mitad de este mes, se prevé una variación de 0.9% y 1.1% en los precios de Índice Nacional de Precios al Consumidor, informa el diario El Universal.

Entre los bienes y servicios afectados se encuentra el transporte, la electricidad, los productos químicos de limpieza y los medicamentos.

Por otro lado, el 80% de los bienes se transportan en camiones y trailers, afirmó la Secretaría de Comunicaciones y Transporte. Este dato pone de relieve la importancia de la subida del petróleo en el país, que implicará una subida de precios en los productos importados o exportados por la logística utilizada en la República.

Subida de salarios... para una peor situación económica

Según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) y BBVA Bancomer, uno de los sectores más afectados será el de la vivienda propia, que subirá gradualmente durante el 2017 un 14.15%.

Las torterías, taquerías, loncherías y fondas (restaurantes de comida tradicional mexicana) sufrirán una subida gradual 3.88%. El precio de las tortillas pasaran a 11.20 pesos mexicanos a finales del mes de diciembre de 2016, a 11.63 durante el 2017.

Puede parecer una subida poco significativa, pero la subida en el producto alimentario más consumido en México tendrá efectos en las economías de los hogares, sobre todo en las clases sociales más desfavorecidas y con menos recursos.

La inflación y subida de precios llega en un contexto social en el que el poder adquisitivo de los mexicanos se ha reducido un 11% durante el sexenio del presidente Enrique Peña Nieto, quien finalizará su mandato en 2018.

A pesar de que el salario mínimo se incrementó de 73.04 a 80.04 pesos, la inestable situación económica no permite una mejora en el bienestar de los ciudadanos, quienes pueden comprar solamente un 33% de los alimentos básicos necesarios según la Canasta Alimenticia Recomendable, suponiendo que usaran su salario íntegro sólo en la canasta básica.

Los salarios han subido un 12.8%, pero el aumento del 26.9%* de los precios durante el 2016 ha provocado que los mexicanos tengan **menos recursos para afrontar los costes diarios.

De nuevo, la tortilla se convierte en un reflejo de la economía mexicana: hace tres décadas se compraban 54 kilos de tortillas con el salario mínimo y en el 2016 la cantidad alcanzó para 6 kilos.

Y este 2017 solamente depara más subidas y dificultades para muchos habitantes mexicanos. Empieza la cuesta de enero más dura desde el año 2000, y a lo largo del año no se esperan buenas noticias para las economías familiares de la República.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.