El pasado viernes, 29 de octubre, la astronauta de la NASA Megan McArthur quiso hacer algo especial con sus compañeros de la Estación Espacial Internacional para celebrar la llegada del fin de semana. Acababan de recoger los primeros chiles de una plantación experimental ubicada en las instalaciones. Y eso le dio la idea. ¿Por qué no hacer unos tacos? Desde luego, es un planazo para un viernes.

Sin dudarlo, tomó algunos de los chiles verdes y rojos que había recogido con éxito y los introdujo en unas tortillas de maíz, en las que incluyó también algo de ternera, alcachofas y tomates rehidratados. No olvidemos que transportar alimentos frescos al espacio es una mala idea, por lo poco que tardarían en ponerse en mal estado, por lo que es necesario llevarlos deshidratados.

Pero no hay nada que un poquito de agua no solucione. Una vez hidratados, todos los ingredientes estaban listos para cocinar los que ya se consideran los mejores tacos del espacio. Porque no, no son los primeros que se cocinan en gravedad cero, pero sí los únicos con uno de sus ingredientes tan fresco como los chiles recogidos por McArthur.

Tacos en la Estación Espacial Internacional

Las tortillas de maíz que se emplean para cocinar tacos son un básico en el fondo de despensa de los astronautas de la Estación Espacial Internacional.

No es para menos, pues son un ingrediente nutritivo, compacto, fácil de transportar y que dura bastante tiempo sin echarse a perder. Además, su mejor cualidad es que no sueltan migas. Si las migas ya son un fastidio aquí en la superficie terrestre, se convierten en un grave problema en el espacio, pues la carencia de gravedad puede hacerlas flotar por toda la estancia, hasta introducirse en recovecos de la maquinaria de las instalaciones. Como cuando se nos introducen las migajas de una galleta en alguna ranura del ordenador, pero mucho peor.

Las tortillas de maíz son muy útiles en el espacio porque no dejan migajas

Fueron introducidas en el espacio en 1985, cuando el astronauta mexicano Rodolfo Neri Vela voló por primera vez a la Estación Espacial Internacional. Es habitual que la NASA permita a los astronautas que lleven consigo al espacio un plato típico de su país, siempre que pueda adaptarse al tipo de alimentos que se pueden conservar allí. Él eligió las tortillas de maíz para elaborar tacos. Y, de hecho,  una vez allí las usó para acompañar una sopa. Sus compañeros quedaron encantados cuando se lo dio a probar y decidieron que esa era una buena opción para la alimentación de futuros viajeros espaciales. Sin embargo, las que se llevan hoy en día no son exactamente las mismas que podemos encontrar en cualquier supermercado. Están reformuladas por la NASA para que aguanten hasta 18 meses sin alterarse su sabor.

De cualquier modo, siguen siendo tan sabrosas y versátiles como las que llevó Neri Vela. Y les encantan a los astronautas. Además, cuentan con todo tipo de alimentos deshidratados y en pasta para acompañarlos. Por ejemplo, hace unos años la Agencia Espacial Europea (ESA) compartió un vídeo en el que la astronauta italiana Samantha Cristoforetti preparaba su versión de la receta. Para que todos los ingredientes se pegaran bien a la tortilla, puso primero un poco de crema de guisantes. Y después añadió arroz integral, champiñones y, para terminar, un sobre de pollo con curry.

La mejor versión hasta el momento

En una publicación de su cuenta de Twitter, Megan McArthur explicó que sus compañeros de la actual tripulación de la estación espacial internacional han probado sus tacos y que luego contestarán una encuesta sobre sus impresiones.

De momento, parece ser que han sido un triunfo. No solo por su sabor, sino por el gran logro que supone cada planta que se cultiva con éxito en el espacio. Estos chiles no son los primeros frutos que cosechan los astronautas de la EEI; pero, sin duda, pocas plantas habrán propiciado una fiesta mexicana como la que estos científicos debieron celebrar el viernes.