Tras la llegada del Mobile World Congress, IoT Solutions World Congress y Smart City Expo Congress, todos ellas ferias tecnológicas que se han convertido con el paso de los años en referentes de primer nivel, le toca el turno a los vehículos; más concretamente a los vehículos del futuro.

La apuesta que acaba de presentar Fira de Barcelona es ambiciosa, y llega en el momento más oportuno posible. De hace unos años aquí hemos visto cómo grandes marcas automovilísticas —BMW, Fiat Chrysler, Ford, GM, Hyundai, Mercedes, Nissan, Toyota y Volkswagen— dejaban de lado los salones internacionales, salvando el de Zurich y Ginebra, punta de lanza de la industria, para empezar a meterse en eventos internacionales propios en los que mostrar sus últimos vehículos y ferias como el CES 2016 de Las Vegas o el mismo MWC 2016 de Barcelona para mostrar sus últimas tecnologías. Pareciese como si las marcas no supieran exactamente qué cita utilizar para mostrar el fruto de su trabajo.

Vehículo autónomo, ciudades del futuro - Mercedes Benz.
Vehículo autónomo, ciudades del futuro - Mercedes Benz.

Es precisamente este momento de grandes cambios en la industria automovilística —vehículos eléctricos, conectados, autónomos, creciente ecosistema de startups, o carsharing— el origen de la idea que representará del 11 al 21 de mayo de 2017 el AUTOMOBILE BARCELONA. Este nuevo salón será el primero de un genero que une tecnología y automoción. Lo hará a través de dos grandes eventos interconectados, el Connected Hub, que reunirá a los grandes líderes de la industria para compartir su visión y estrategia en temas como el vehículo conectado, ciberseguridad, smart mobility y ecosistemas de alianzas entre compañías y startups. Y el Motorshow, la versión más pura de un salón automovilístico, que albergará premiers internacionales.

El próximo año, la industria española del automóvil, segunda a nivel europeo y octava a nivel mundial, tiene la certeza de superar, según sus propias prospecciones, el hito de los tres millones de vehículos fabricados. Buena parte de el alcance de este hito lo tienen fábricas como la de Almussafes (Valencia) de Ford, o Martorell (Barcelona) de Seat —propiedad del consorcio alemán Volkswagen— que se han subido al tren de la cuarta revolución industrial.

👇 Más en Hipertextual