1420573263343

Las recientes ediciones del CES o del NAIAS (Salón Internacional del Automóvil de Detroit) han sido testigos de la confirmación del cambio de rumbo de una compañía histórica en el sector de la automoción: Ford. De liderar la revolución en el sector a principios del siglo XX a encaminarse a una nueva forma de entender las necesidades del usuario: la movilidad. Es por eso que no nos extraña que Ford quiera, paradójicamente, que compartas coche, o que se integre con Amazon, o que de el salto a las bicicletas eléctricas... ¿Qué está pasando en Ford?

La innovación siempre ha sido parte del ADN de Ford.

La respuesta rápida es que han visto que el usuario está cambiando, el comprador de coche tiene otras necesidades y quieren ser los líderes en innovación en tecnología enfocada para hacer la vida más sencilla a los conductores. Por eso nacen proyectos como el uso de la información de los wearables para hacer más seguros los coches, o fomentar la creación de aplicaciones que solucione problemas de movilidad en las ciudades como atascos o aparcamientos.

En nuestro pasado viaje a Silicon Valley pudimos conocer la importancia que le está dedicando Ford a la movilidad con un equipo en constante crecimiento que cada vez trabaja en dispositivos más interesantes como sistemas que permitan que no se pierda la conectividad en túneles, un programa que se creó en colaboración con la Universidad de Moscú.

ford y amazon

Vinculación de Amazon Echo con Ford. Fotografía: Francisco Martín García

Pero esto no es más que el principio de los cuatro puntos en los que se sustenta el paso de Ford hacia la movilidad: conectividad, análisis de datos, vehículos autónomos y experiencia del usuario. Bajo estos cuatro pilares Ford quiere rehacerse. Y el núcleo es el laboratorio que Ford tiene en Silicon Valley enfocado en innovación y desarrollo que conecta con las start-ups de la zona para respirar nuevas ideas.

A partir de mitad de año, Ford pasará de la investigación al completo desarrollo de vehículos autónomosDesde el punto de vista de la movilidad es paradójico que Ford quiere que compartas coche pero es el mejor ejemplo de su estrategia en movilidad. Tenemos que tener en cuenta que, según Will Farrelly, del departamento de innovación de Ford en Europa, en 2050 el 60% de la población mundial vivirá en macrociudades con decenas de millones de habitantes. Y la movilidad de tantas personas supondrá un reto muy importante, compartir medio de transporte sera fundamental para el correcto funcionamiento de las ciudades.

Por el momento, la estrategia de Ford en movilidad se centra en 25 planes que ya están desarrollando en diferentes ciudades del mundo. Por ejemplo en Londres trabajan para analizar datos de seguros de automóviles y sistemas de aparcamiento así como conducción bajo demanda y la dinámica de traslado social, en Estados Unidos trabajan en recargas rápidas, en reposicionamiento remoto y en compartir coche junto a los proyectos de la India y Alemania. Y solo es una pequeña muestra de los diferentes planes que realiza la compañía para mejorar la movilidad de los usuarios por las ciudades.

movilidad

Mark Fields, CEO de Ford, detallando su cambio de estrategia. Fotografía: Francisco Martín García

En el futuro más cercano nos encontramos con el desarrollo del vehículo autónomo con el que ya han comenzado las pruebas en la ciudad de MCity, especialmente diseñada para estos coches, bajo el objetivo de pasar al siguiente nivel de automatización en la conducción y ofrecer el servicio a los usuarios en 2020 aproximadamente, dentro de muy pocos años.

El futuro para Ford se encuentra en la movilidad, en la conexión del usuario con el coche dentro de la ciudad. Un entorno urbano pensado para que la conducción sea algo más que transportarnos de un punto A a un punto B.

Más de: FUTURO, MOVILIDAD

Recomendados